Prevenir los efectos del calor

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (1 de Julio de 2015)

© Jupiterimages/iStockphoto

Las altas temperaturas pueden afectar al bienestar de una persona pero también al estado general de salud.

Las olas de calor suelen coincidir con los meses de verano. Una ola de calor es un periodo de tiempo en el que las temperaturas son más altas de lo normal y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el calor. Las enfermedades producidas por el calor aparecen, sobre todo, cuando se cumple alguna de las siguientes situaciones:

  • Las temperaturas son altas y existe humedad en el ambiente.
  • Se realiza un sobreesfuerzo (actividad física intensa, por ejemplo).
  • Existen condiciones especiales (personas mayores, personas con sobrepeso, niños y personas con un sistema inmunitario debilitado).
  • Se está en tratamiento con medicamentos que influyen en la termorregulación (fármacos para las hormonas tiroideas o antidepresivos tricíclicos, por ejemplo).
  • Se padecen enfermedades como angina de pecho, hipertensión arterial o trastornos en la sudoración (hiperhidrosis)

¿Quieres saber cómo protegerte de los efectos del calor

Si en el exterior hace calor, los niños pequeños, las personas mayores y las personas con problemas circulatorios, sobrepeso o con un sistema inmunitario debilitado son las que más riesgo tienen de sufrir alguna enfermedad relacionada con el calor.

Las personas mayores a menudo no sienten sed y, si hace calor, se pierde el apetito. Para evitar la deshidratación y la desnutrición, los ancianos deben beber al menos dos litros de agua mineral rica en sodio al día e ingerir cinco comidas ligeras y en pequeñas raciones a lo largo del día.

Los niños, las personas enfermas y las personas mayores deben evitar el calor de las horas centrales del día y permanecer en la sombra. Los adultos tampoco deben exponerse al sol o, si lo hacen, sólo brevemente y teniendo en cuenta las medidas de protección.