Precauciones al viajar al extranjero: Vacuna contra el tétanos

Autor: Redacción Onmeda (8 de Agosto de 2016)

Además de las vacunas obligatorias, hay una serie de vacunas recomendadas para viajar al extranjero. La selección la realiza el médico tras valorar la situación del país de destino, el estado general de salud del viajero, el tipo de viaje (si es por trabajo o por turismo, si se trata de un viaje de aventura o de uno organizado, si es en una zona rural o en una urbana) y la duración del desplazamiento, entre otros factores.

Esto significa que cada viajero debe tener un estudio personalizado de sus necesidades de vacunación. No obstante, estas son las vacunas recomendadas para viajar al extranjero más usuales, según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad:

Vacuna contra el cólera

El cólera es una enfermedad bacteriana intestinal aguda producida por la bacteria Vibrio cholerae. Como se transmite mediante agua y alimentos contaminados, los viajeros deben extremar al máximo las precauciones con el agua y la comida para evitar contagios.

Las zonas con más incidencia de cólera son África, América Central, América del Sur y el Sudeste Asiático.

Las autoridades recomiendan la vacuna del cólera para:

  • Viajeros que se dirijan a zonas con alta presencia de cólera.
  • Cooperantes, miembros de ONG y trabajadores de campos de refugiados.
  • Viajes de aventura.
  • Siempre que se vaya a producir un contacto directo con la población autóctona.

La vacuna del cólera se administra en dos dosis, con un intervalo de 1-6 semanas, y otra dosis de recuerdo a los 2 años. Es por vía oral y se recomienda evitar bebidas y alimentos dos horas antes de la vacuna y una hora después de la misma.

Vacuna contra la fiebre tifoidea

La fiebre tifoidea es una enfermedad infecciosa provocada por la bacteria Salmonella typhi. Se transmite a través de agua y alimentos contaminados. Como la vacuna no ofrece una protección completa, se recomienda que los viajeros extremen las medidas higiénicas para evitar contagios.

Las zonas con más incidencia de fiebre tifoidea son África, América Central, América del Sur, Oriente Medio y Sudeste Asiático.

Las autoridades recomiendan la vacuna de la fiebre tifoidea para:

  • Viajes fuera de los circuitos turísticos.
  • Estancias de más de un mes.
  • Zonas donde los antibióticos se han hecho resistentes a la fiebre amarilla.
  • Condiciones higiénico-sanitarias deficientes.

La vacuna contra la fiebre tifoidea puede ser oral o inyectable. Para la fórmula oral hay que tomar una cápsula diaria en días alternos hasta completar tres cápsulas. Se aconseja ingerirlas con líquidos fríos y una hora antes de la comida. Si es inyectable, se administra una dosis por vía subcutánea o intramuscular en la región deltoidea. Es eficaz después de 14 días tras la vacunación y ofrece una protección de 2-3 años.

Vacuna contra la hepatitis A

La hepatitis A es una enfermedad infecciosa transmitida por el virus de la hepatitis A, que se transmite de persona a persona y por la ingestión de alimentos y bebidas contaminadas.

La hepatitis A se disemina por todo el mundo, mediante epidemias periódicas, aunque se da con mayor frecuencia en zonas con condiciones higiénicas deficientes y donde la calidad del agua no está garantizada.

Se aconseja la vacunación contra la hepatitis A a todas las personas que no estén inmunizadas y se dirijan a zonas endémicas (lugar donde se presenta el mayor número de casos).

La vacuna contra la hepatitis A se administra en dos dosis separadas por un intervalo de 6-12 meses, por vía intramuscular, preferiblemente en la región deltoidea. Tras las dos dosis, su eficacia es del 100%.

Vacuna contra la hepatitis B

La hepatitis B es una enfermedad infecciosa provocada por el virus de la hepatitis B, y está presente en todo el mundo.

La hepatitis B se transmite por vía sexual, de madre a hijo en el momento del nacimiento, mediante transfusiones sanguíneas o productos con sangre contaminada y por material contaminado como jeringuillas, tatuajes, agujas o piercing. Además, en países menos desarrollados se puede producir el contagio a través del contacto directo entre lesiones cutáneas abiertas.

Aunque la hepatitis B se distribuye por todo el mundo, hay zonas con más riesgo. La vacuna de la hepatitis B debe administrarse a todos los viajeros no inmunes que se desplacen a zonas con riesgo de infección de moderado a alto. Los recién nacidos pueden recibir sin ningún problema la vacuna.

La vacuna de la hepatitis B se administra en tres dosis (0, 1, 6 semanas) por vía intramuscular, preferiblemente en la región deltoidea. Tiene una eficacia del 95% al mes de estar completada la pauta vacunal.

Vacuna contra la meningitis meningocócica

La meningitis meningocócica es una enfermedad infecciosa aguda causada por la bacteria Neisseria meningitidis. Suele haber brotes localizados en espacios cerrados donde conviven muchas personas, como cuarteles o residencias de estudiantes.

La meningitis meningocócica se produce por todo el mundo, pero es muy frecuente en el África Subsahariana, a lo ancho del continente, desde Senegal a Etiopía, en lo que se denomina el cinturón de la meningitis africano, sobre todo durante la estación seca, de noviembre a julio.

La vacuna de la meningitis se recomienda a todas las personas que vayan a viajar al cinturón de la meningitis subsahariano, así como para otras zonas epidémicas. La vacunación contra la meningitis meningocócica es obligatoria para viajar a Arabia Saudí durante la Peregrinación a La Meca.

La vacuna contra la meningitis se debe administrar dos semanas antes del viaje por vía intramuscular o subcutánea profunda. Se aconseja una dosis de recuerdo solo en las personas que vuelvan a estar en alto riesgo de contagio, pasados 3-5 años de la primera vacuna. Se producen anticuerpos entre 10-14 días tras la vacunación y ofrece protección durante 3 años.

Vacuna contra la poliomielitis

La poliomielitis es una enfermedad vírica muy contagiosa que, en determinados periodos, alcanzó el rango de epidemia.

En Europa se erradicó en 2002, pero hay otras zonas donde sigue habiendo presencia del poliovirus salvaje. Por este motivo, hasta que el poliovirus salvaje no se erradique a nivel mundial, los países libres de la polio corren el riesgo de sufrir de nuevo la enfermedad, mediante una importación del virus a través de viajeros que acudan a zonas infectadas.

La vacunación frente a la polio está indicada para personas que se dirijan a países con notificación de poliovirus salvaje y para personas que proceden de ellos.

La vacuna contra la polio tiene dos pautas distintas según la situación de la persona. Si es la primera vez que se vacuna, son 2 dosis separadas entre sí (4-8 semanas) y una tercera dosis a los 6-12 meses tras la segunda. En el caso de que haya que aplicar una pauta acelerada de vacunación, son 3 dosis con un intervalo mínimo entre dosis de 4 semanas.

La vacuna contra la polio crea anticuerpos en el 100% de los casos tras la tercera dosis.

Vacuna contra la rabia

La rabia es una enfermedad vírica aguda que se transmite al hombre por contacto directo, a través de secreciones o de una mordedura, con algunas especies de animales como perros, gatos, zorros, murciélagos y mofetas.

El riesgo de contraer la rabia está en relación con la probabilidad de que el viajero entre en contacto con mamíferos potencialmente rabiosos.

La vacuna contra la rabia se aconseja a viajeros muy expuestos al aire libre en zonas rurales, aunque el viaje sea corto. También se recomienda a viajeros que visitan zonas aisladas o donde el acceso a la sanidad en caso de mordedura sea deficiente.

La vacuna contra la rabia preexposición se administra en tres dosis (0-7-21/28 días) y es intramuscular (se pone preferentemente en la zona del deltoides). Ofrece una protección de dos años. Por su parte, la vacuna postexposición (tras la mordedura de un animal que pueda estar infectado por la rabia) tiene una pauta de cinco dosis (0-3-7-14-28 días).

Vacuna contra el tétanos

El tétanos está producida por una toxina de la bacteria Clostridium tetani, que penetra en el organismo a través de heridas o erosiones en la piel o en las mucosas.

Además de desinfectar adecuadamente cualquier herida, se recomienda que todos los viajeros estén protegidos mediante la vacuna del tétanos, ya que cualquier pequeña herida puede actuar de puerta de entrada para la enfermedad.

Cuando la persona no ha estado nunca vacunada contra el tétanos, o ha recibido menos de dosis o bien se desconoce su situación se le administra una única dosis. Si la persona ha recibido más de tres dosis, solo se le vuelve a poner en el caso de que haya una herida de alto riesgo. Se puede administrar una dosis de recuerdo antes de un viaje con riesgo si han transcurrido más de 10 años tras la última dosis recibida.