Publicidad

Publicidad

Alimentación y sudoración

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (25 de Mayo de 2015)

© Jupiterimages/Thinkstock Images

Las rutinas de alimentación también pueden tener un efecto directo sobre la sudoración. Y es que, determinados hábitos como comer alimentos demasiado picantes, beber alcohol en exceso o ingerir comidas copiosas puede aumentar la sudoración de una persona. Por este motivo, las personas con sudoración excesiva (hiperhidrosis) deberían mantener unos hábitos de alimentación saludables.

La sudoración es un proceso natural y necesario del organismo que ayuda a mantener una temperatura corporal adecuada y constante. Las altas temperaturas o la práctica de ejercicio pueden aumentar la sudoración de una persona. Y esto es toralmente normal. Pero, además, determinadas hábitos de alimentación pueden aumentar la sudoración. Las personas que sudan en exceso, deberían conocer qué factores son los que favorecen la sudoración excesiva para poder evitarlos y controlarlos.

Los alimentos picantes aumentan la sudoración

Ingerir comidas que contienen guindilla, pimiento o chiles, o condimentar los platos con tabasco, favorece la sudoración excesiva. Pero ¿por qué pasa esto? Según la nutricionista Marian Morazo, "En los alimentos picantes suele haber presencia de capsaicina, un compuesto químco que estimula los receptores del calor presentes en el organismo". La estimulación de estos sensores “produce un aumento de la irrigación sanguínea, que es lo que provoca el rubor y el mecanismo que sigue el cuerpo para defenderse, es sudar”, añade la experta. El picante de los alimentos “engaña” a los receptores presentes en la epidermis, haciéndoles creer que está aumentando demasiado la temperatura corporal. El organismo activa los mecanismos fisiológicos para contrarrestar este supuesto aumento de temperatura y, esto, incluye la sudoración.

Las comidas copiosas aumentan la sudoración

La cantidad y la elección de los alimentos que se eligen también influyen en la sudoración. Una comida copiosa y rica en alimentos hipercalóricos dificulta la digestión. El metabolismo tiene que trabajar más para poder procesar y digerir todos los alimentos y durante este proceso aumenta la sudoración.

El alcohol y la sudoración

El alcohol ha de consumirse siempre con moderación. Sin embargo, cuando se padece sudoración excesiva es más conveniente evitar su consumo. Durante el metabolismo y eliminación del alcohol se altera la termorregulación porque se estimulan las glándulas responsables de la sudoración del cuerpo (glándulas sudoríparas). El resultado es un aumento de la sudoración corporal.

Claves de alimentación para controlar la sudoración

Seguir unos hábitos de alimentación sanos y equilibrados es fundamental para mantenerse sano pero, además, ayuda a controlar la sudoración excesiva. Esto es especialmente importante en aquellas personas que sufren hiperhidrosis.

Para evitar una sudoración excesiva relacionada con la alimentación se pueden seguir las siguientes recomendaciones:

  • Incluir en la dieta muchas frutas y verduras frescas.
  • Beber suficiente agua. Durante los meses de calor y, sobre todo con la práctica de deporte, es importante mantener un aporte hídrico adecuado y aumentar la ingesta de agua.
  • Restringir los alimentos que contengan mucho picante (pimentón, chili y guindilla, por ejemplo)
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol.
  • Limitar las comidas copiosas y con un alto contenido calórico.