Xerostomía (síndrome de la boca seca): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2012)

El tratamiento del síndrome de la boca seca depende de la causa que lo haya originado, porque es un síntoma que acompaña otras enfermedades primarias. Por este motivo, resulta necesario tratar primero la enfermedad de base.

El tratamiento del síndrome de la boca seca consiste principalmente en beber suficientemente (por ejemplo, agua o infusiones de fruta o de hierbas), para así disminuir las molestias persistentes. Resulta igualmente primordial compensar la pérdida de líquidos (por ejemplo, en caso de diarrea o de vómitos), a través de la correspondiente ingesta de líquidos. Puede ser igualmente muy beneficioso enjuagarse la boca con agua o infusiones, o estimular la salivación mediante la ingesta frecuente de agua con unas gotas de zumo de limón sin azúcar. Cuando el síndrome de la boca seca es un efecto secundario de un fármaco, el médico puede optar por eliminarlo del tratamiento o sustituirlo.

La producción de saliva puede reactivarse a corto o largo plazo, por ejemplo, masticando goma de mascar sin azúcar que, con sabores diferentes, puede aumentar la salivación.

El síndrome agudo de la boca seca, que no llega a mejorarse con los remedios tradicionales, puede hacerlo mediante enjuagues, geles y sprays bucales. Estos contienen, por ejemplo, enzimas, así como otros contenidos que mantienen la cavidad bucal húmeda. Asimismo, las soluciones salivales artificiales pueden evitar tener una boca seca. Estas contienen, por ejemplo, carboximetilcelulosa o hidroximetilcelulosa y tienen una composición similar a la saliva natural.



Symptom-Check