Vómito (emesis): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (19 de Marzo de 2016)

El tratamiento para los vómitos tiene que atender a las causas que han provocado este síntoma. En caso de que los vómitos lleven produciéndose durante largo tiempo, es importante volver a equilibrar la pérdida acusada de líquidos y minerales con un tratamiento adecuado. Si el paciente vomita lo que acaba de beber, necesitará una infusión intravenosa de líquidos y electrolitos. En el caso de vómitos ligeros, por ejemplo como consecuencia de una infección gastrointestinal, suele bastar con cuidar el estómago durante algunos días. Tomar infusiones de hinojo y manzanilla, agua sin gas, ingerir comida fácilmente digestible y mucho descanso suele ser el tratamiento más efectivo contra las náuseas y los vómitos en estos casos.

Los medicamentos contra los vómitos y las náuseas se denominan antieméticos. Si el remedio se vomita, puede aplicarse en forma de supositorios e incluso como infusión intravenosa. En caso de mareos, puede auto medicarse con antihistamínicos H1 (dimenhidrinato, difenidramina), sin embargo, no olvide que algunos preparados contra las náuseas y los vómitos necesitan receta médica. Aquí entrarían los psicofármacos con efectos antieméticos (neurolépticos) los procinéticos o los antagonistas de la serotonina (5HT3). También los antagonistas del receptor de la neurocinina 1 pueden ser de ayuda, combinados con antagonistas de la serotonina y esteroides (dexametasona, por ejemplo).

Además, existen remedios fitonaturales que también ayudan contra los vómitos, como la manzanilla, el hinojo, el comino o la menta.

El tratamiento de los vómitos y las náuseas depende y se ajusta específicamente a la causa. Sobre todo, en el caso de que la emesis lleve largo tiempo produciéndose de forma persistente y venga acompañada de hematemesis (vómitos con sangre), debe consultarse inmediatamente con el médico.



Symptom-Check