Trastornos del equilibrio

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Isabel Pescador (4 de Mayo de 2017)

© iStock

Los trastornos del equilibrio se refieren a las alteraciones que afectan a la postura y a la orientación espacial. Las personas afectadas por trastornos del equilibrio pueden sentirse mareadas, aturdidas o sentir como si la habitación diera vueltas a su alrededor. Es normal que el sentido del equilibrio pueda verse alterado, por ejemplo, durante un viaje o una actividad que implica altura o movimiento al cual el cuerpo no está habituado. En cambio, si se produce sin una causa física concreta, pueden ser síntoma de alguna enfermedad.

Los trastornos de equilibrio se producen cuando hay alguna alteración en los órganos que intervienen en este sentido humano, y afecta a la orientación espacial, la postura, y la sensación de realidad que tiene el individuo que lo padece. Una alteración en el equilibrio puede ser habitual en ciertas circunstancias de la vida, como un viaje en barco o automóvil, o cuando realizamos alguna actividad en la que nuestra estabilidad física se ve alterada.

En cambio, si se producen sin una causa física concreta, los trastornos de equilibrio pueden ser un síntoma de alguna enfermedad. El envejecimiento, las lesiones en la cabeza, algunas infecciones y ciertos medicamentos también pueden ser la causa de problemas de equilibrio.

El órgano del equilibrio humano se encuentra en el oído interno y se denomina órgano vestibular o aparato vestibular. A través de un nervio cerebral está ligado estrechamente al centro de equilibrio del cerebelo. Los ojos, la piel, la musculatura, los nervios, el oído y muchos otros órganos y sentidos contribuyen, además, al sentido del equilibrio. El cerebro y el corazón son dos órganos que también están muy relacionados con el sentido del equilibrio, por eso los problemas de circulación es otra de las causas que puede originar un trastorno de equilibrio.

Los trastornos del equilibrio se manifiestan, sobre todo, mediante mareos. Con frecuencia están acompañados de náuseas, trastornos visuales y malestar. El equilibrio puede verse afectado de tal manera que la persona puede caerse al suelo y perder el conocimiento. Es habitual que las caídas domésticas estén causadas por una falta de equilibrio, y es peligroso en la medida en que pueden causar lesiones, como fracturas de cadera, especialmente entre personas de edad avanzada. Dado que los trastornos de equilibrio pueden verse favorecidos por la edad, no es infrecuente que las personas mayores sufran este tipo de caídas y lesiones a causa de alteraciones del sentido del equilibrio.



Symptom-Check