Trastornos del sueño: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda (17 de Marzo de 2017)

El diagnóstico de los trastornos del sueño es bastante complejo, porque suelen ser trastornos con varias causas o con causas que pueden estar muy entremezcladas. Por lo tanto generalmente se aplican diferentes métodos de diagnóstico en los trastornos del sueño, para obtener una imagen más precisa de las molestias.

Al principio del diagnóstico de los trastornos del sueño se llevan diarios o cuestionarios del sueño. El afectado observa sus patrones del sueño y anota los eventos específicos y anomalías. Se puede pedir a alguien que estudie objetivamente los patrones de sueño de la persona en cuestión. Puntos importantes para los diarios del sueño y cuestionarios del sueño son por ejemplo:

  • Eventos extraordinarios (sonambulismo observado por la pareja o bruxismo, por ejemplo).
  • Situaciones especiales de la vida
  • Percepción consciente de las fases del despertar
  • Percepción subjetiva del sueño
  • Conducta antes de acostarse y al levantarse
  • Horario de acostarse y tiempos de sueño

Esta recopilación de datos permite que el paciente exprese sus molestias con palabras y proporcione al médico un resumen de los trastornos del sueño.

Para el diagnóstico de los trastornos del sueño, el doctor pregunta por el historial clínico (anamnesis) e intenta aclarar posibles enfermedades subyacentes. Esto no es posible sin más, porque una influencia de una enfermedad anterior no tiene por qué afectar necesariamente las condiciones actuales del sueño. Además, una enfermedad del sueño previa también puede ser desencadenante de trastornos del sueño. A menudo, se diagnostica temporalmente un insomnio orgánico que el médico posteriormente ajusta en la evolución de los trastornos del sueño. En el historial el doctor aclara además si el afectado toma medicamentos regularmente o tiene un alto consumo de cafeína, alcohol, nicotina o drogas.

La visión subjetiva de la fatiga del día se puede registrar mediante la escala de somnolencia Epworth (ESS). Con un resultado mayor de diez existe un trastorno patológico del sueño. La calidad objetiva del sueño se determina utilizando el Índice de Calidad del Sueño de Pittsburgh (PSQI).

La parte esencial del diagnóstico de trastornos del sueño es la llamada Polisomnografía (PSG). La polisomnografía incluye varias investigaciones que se realizan mientras el individuo pasa una noche en el laboratorio del sueño. Son exploraciones en el ámbito de la polisomnografía:

  • Control de la respiración (por ejemplo, sueño o apnea)
  • Electroencefalograma (EEG)
  • Electrocardiograma (ECG, función cardíaca)
  • Electromiografía (EMG, actividad muscular en las piernas y el mentón)
  • Electroculograma (movimientos oculares)
  • Postura del cuerpo
  • Contenido de oxígeno en la sangre

Con la PSG se puede captar la estructura exacta del sueño de una persona. Así el médico del sueño (somnólogo) puede juzgar si hay trastorno del sueño, si la necesaria recuperación ya no es posible, o si hay un deterioro grave (por ejemplo, la apnea del sueño).

Las pruebas de EEG, análisis de sangre y las técnicas de imagen (como la Resonancia Magnética o la Tomografía Computarizada) pueden ayudar en el diagnóstico de los trastornos del sueño y proporcionar información más detallada sobre el tipo de trastorno del sueño.

Para aclarar los movimientos relacionados con trastornos del sueño, conseguir una idea del horario de sueño-vigilia y vigilar el tratamiento de los trastornos del sueño, a menudo se utiliza la llamada actigrafía. Aquí un sensor lee datos en la muñeca o el tobillo durante varios días. El análisis de los datos permite conclusiones sobre el ciclo sueño-vigilia, y proporciona información sobre la actividad de la pierna durante el sueño, los hábitos del sueño en general, episodios de somnolencia diurna y posible éxito del tratamiento.

Un estudio realizado en un laboratorio del sueño puede ayudar a determinar la causa del insomnio y simplificar el diagnóstico. En el laboratorio del sueño también se puede supervisar el tratamiento de los trastornos del sueño. Los trastornos respiratorios del sueño pueden limitarse con mayor precisión.



Symptom-Check