Sudores nocturnos (sudoración nocturna): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (10 de Enero de 2016)

El tratamiento de los sudores nocturnos debe ir asociado a su causa. Son muchas las causas posibles de los sudores nocturnos, que normalmente suelen ir acompañados de otros síntomas en caso de enfermedad grave. El tratamiento, por tanto, es muy variado, y es el médico quien evaluará cuáles son los pasos a seguir en el caso de una patología de gravedad. Es importante que el tratamiento de elección se dirija a tratar la causa primaria de la sudoración (por ejemplo, un proceso infeccioso, un tumor o un trastorno hormonal). 

Los sudores nocturnos son un síntoma que puede estar relacionado con muchas enfermedades. Pero los sudores nocturnos pueden tener su origen en causas inocuas, relacionadas con la temperatura del cuerpo, del ambiente, o del estilo de vida. Por ello, para eliminar y tratar los sudores nocturnos, podemos adoptar una serie de recomendaciones, siempre con el seguimiento de un médico, si sospechamos que las causas son físicas y no se deben a ninguna enfermedad.

Para mitigar los sudores nocturnos que no tienen una causa clara se recomienda tomar ciertas medidas generales como las siguientes:

  • Abandonar la ingesta de comidas abundantes poco antes de ir a dormir.
  • No comer especias demasiado picantes horas antes de acostarse. El picante contiene un componente químico que activa los sensores térmicos de la boca. Por ello, el cuerpo sudará, para contrarrestar la subida de temperatura.
  • Reducir el consumo de café y alcohol. Ambas sustancias son estimulantes y pueden aumentar la temperatura del cuerpo.
  • Ventilar bien la habitación y dormir sin calefacción.
  • Adaptar la cantidad de ropa de cama (pijama, mantas) a la temperatura ambiente
  • Utilizar tejidos adecuados. El algodón, la seda y el lino son tejidos recomendables para ayudar a combatir el sudor en exceso, y no se recomiendan los tejidos sintéticos.
  • Mantener una hidratación adecuada, bebiendo muchos líquidos durante el día (agua, infusiones, zumos naturales)
  • Llevar una higiene personal correcta (duchas diarias)
  • Evitar el sobrepeso. Mantener un peso dentro de los niveles normales de Índice de Masa Corporal (IMC) permite evitar la sudoración excesiva.


Symptom-Check