Sudores nocturnos (sudoración nocturna): Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (10 de Enero de 2016)

Los sudores nocturnos pueden aparecer por causas leves, como un aumento de temperatura por llevar demasiada ropa de cama, por haber ingerido una cena demasiado pesada, o bien por haber consumido alimentos o especias picantes horas antes de irse a dormir. Si las causas de los sudores nocturnos no son ninguna de las anteriores, y por el contrario no están claras, deberá realizarse la visita a un médico que evalúe si es posible que los sudores nocturnos vengan dados por una patología.

Dado que los sudores nocturnos pueden estar causados por algunas enfermedades graves debe realizarse un diagnóstico médico, especialmente en el caso de que la sudoración por la noche sea intensa y se prolongue en el tiempo (se vuelva crónica). La anamnesis incluye algunas preguntas en las que se intentará determinar cuándo aparecieron los sudores nocturnos por primera vez, cuál es la intensidad de la sudoración, si existen otros síntomas asociados (fiebre o pérdida de peso, por ejemplo) y si se padecen enfermedades.

A continuación se realiza una exploración física básica que suele incluir una palpación y valoración de los los ganglios linfáticos. Un análisis de sangre puede aportar más información sobre la causa de los sudores nocturnos. Según las supuestas causas, se requieren más pruebas clínicas para establecer el diagnóstico correcto (por ejemplo, ecografía, radiografía o una punción de la médula ósea).

Puede ocurrir que la causa de los sudores nocturnos sea desconocida. Éste es el caso de los sudores idiopáticos, que suelen estar relacionados con una causa genética o por un funcionamiento inadecuado del sistema nervioso simpático. En estos casos, el sudor se produce en grandes cantidades sin causa conocida, y sin motivo aparente, y está fuera del control del afectado. Este tipo de sudor no solo se da de noche, sino también puede darse en cualquier momento del día. Es habitual que a las personas que sudan mucho se les acentúe el sudor excesivo en momentos de estrés emocional. El sudor palmar de las manos y los pies es un tipo de sudor característico de las emociones. Pero las personas con sudoración idiopática presentar sudor excesivo independientemente de su estado de ánimo o nerviosismo. Por ello, ante una sudoración nocturna abundante, es necesario descartar que se trate de este tipo de sudor, para poder detenerse a identificar la posible patología que esté causándolo.



Symptom-Check