Publicidad

Publicidad

Sangrado de las encías

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (15 de Febrero de 2016)

© Jupiterimages/iStockphoto

Las encías sangrantes pueden ser un síntoma de diferentes afecciones bucales, como enfermedad periodontal o gingivitis. Normalmente es un síntoma asociado a la falta de higiene, pero también puede revelar otras enfermedades más graves como leucemia, u otros trastornos circulatorios, especialmente si se acompaña de otros síntomas.

La persona que manifiesta sangrado de las encías puede advertir las primeras señales en sus actividades cotidianas, como la higiene bucal diaria. Un signo característico del sangrado de las encías son los restos de sangre, por ejemplo, al morder una manzana y la aparición de espuma rojiza en la pasta de dientes tras el cepillado. Normalmente, también se inflaman las encías, que presentan un color rojo oscuro y se vuelven muy sensibles a la presión. El más mínimo contacto ya provoca el sangrado.

Las encías forman parte de la estructura periodontal, y son necesarias para una correcta masticación. Constan de un epitelio plano formado por varias capas que no pueden regenerarse. Recubren la raíz de los dientes, y suelen presentar un color rosa pálido. Si existe algún problema de salud relacionado con la boca, puede que presenten un tono rojizo oscuro y estén ligeramente hinchadas.

En ocasiones, las encías pueden presentar sangrado ligero, debido a una falta de higiene, o a otras causas derivadas de la higiene bucal, como un mal uso del hilo dental. El sangrado de las encías puede ser una condición leve y pasajera. No obstante, si el sangrado se vuelve crónico y doloroso, se debe acudir inmediatamente a un médico. Una causa frecuente de sangrado de las encías es la gingivitis, que es la inflamación de las encías por una acumulación de bacterias.

Si frente a un sangrado de encías no se toman las medidas de higiene adecuadas, puede desencadenar una afección más grave. A menudo, simultáneamente a los frecuentes sangrados, se forman dilataciones locales de las encías. Estas pueden ser la antesala de una periodontitis, que provoca una gran sensibilidad del cuello dental, una debilidad como estructura de ensamblaje y finalmente la pérdida de los dientes.

El sangrado de las encías se puede prevenir con un correcto cuidado dental y el uso enjuagues bucales. El tratamiento, no obstante, dependerá de la causa que la origine. En ocasiones puede ser necesario un tratamiento de limpieza en profundidad.

Diagnóstico del sangrado de encías: ¿cómo se determina el diagnóstico de este sangrado? ¿Qué hay que tener en cuenta?


Symptom-Check