Rinorrea: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (10 de Enero de 2016)

El tratamiento de la rinorrea se dirige siempre hacia las causas que la provocan. Lo más frecuente es que la rinorrea esté provocada por un resfriado común, y se acompañe de congestión nasal y taponamiento, en cuyo caso es efectivo inhalar vapores de manzanilla, aceites esenciales o sales minerales. Para aliviar la sensación de taponamiento nasal, también son efectivos los aerosoles, (por ejemplo, los que contienen oximetazolina o nafazolina). Se pueden aliviar las molestias con enjuagues de sales, ya que estas humedecen las mucosas. Si se presenta una infección por bacterias, hay que seguir un tratamiento con antibióticos. Es común que el resfriado, al ser una patología leve, desaparezca por sí solo al cabo de unos días.

En cambio, si la congestión se produce por una rinitis alérgica, puede recurrirse a medicamentos como los cromoglicatos. Además, durante una alergia, los antihistamínicos ayudan a frenar la rinorrea y otros posibles síntomas de la alergia, dado que bloquean la producción química de las histaminas, sustancias que provocan la hinchazón de los vasos sanguíneos de las paredes nasales, y evita por tanto la producción excesiva de moco.

Las mucosidades causadas por una inflamación de los senos paranasales mejoran con la acetilcisteína y el ambroxol. Las sustancias vegetales que ayudan en los casos de taponamiento nasal son el mirtol, el anisol y el eucalipto. Si la rinorrea se vuelve crónica, no mejora o está acompañada de otros síntomas como la fiebre, será necesario recurrir al médico para descartar cualquier patología. Es posible que, si existe fiebre, estemos ante una infección por el virus de la gripe o influenza.

Si es un síntoma que acompaña a otra enfermedad como, por ejemplo, pólipos o tumores, que son formaciones benignas en el interior de la nariz, se necesita un tratamiento adyuvante. Si los pólipos son pequeños, bastará con recurrir a corticosteroides o sprays nasales. Pero un pólipo nasal de cierto tamaño se puede operar, o bien eliminar con láser.

Por último, aunque sucede en contadas ocasiones, la rinorrea o goteo de mucosidad acuosa por la nariz puede ser la consecuencia de haber introducido un objeto extraño en alguna de las cavidades nasales. Esto puede ocurrir en niños, en cuyo caso es necesario explorar la nariz y, en caso de que haya algún objeto extraño alojado en ella, por pequeño que sea, será necesario acudir a un especialista para su extracción.



Symptom-Check