Rinorrea: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (10 de Enero de 2016)

Cuando la rinorrea no disminuye o se asocia a otras molestias como un fuerte dolor de cabeza y de oídos, el médico debe encontrar las causas para emitir un diagnóstico correcto. Para lograrlo, debe realizar algunas preguntas al paciente.

  • ¿Hay animales cerca de donde vive?
  • ¿Le sucede solo a temporadas?
  • ¿En su trabajo maneja químicos o está rodeado de polvo?
  • ¿Hay más personas enfermas a su alrededor?

Con las respuestas a estas preguntas, el médico puede hacerse una idea de las posibles causas del taponamiento nasal. 

Posteriormente debe realizar una exploración de la nariz y de las distintas estructuras cercanas. Para la exploración de la nariz y de las mucosas nasales, debe realizar una rinoscopia para detectar daños u otras particularidades como, por ejemplo, pólipos. La exploración de la nariz puede realizarse mediante diferentes instrumentos. Es habitual que el médico recurra al otoscopio, un tipo pequeño de endoscopio, para ver con detalle el interior de la nariz y evaluar cómo es la mucosa, posibles costras y el aspecto del tabique nasal. Los diferentes exámenes exploratorios de la nariz ayudan a determinar si el paciente tiene una conjuntivitis asociada a la rinorrea, lo que podría ser indicador de otras patologías.

Además, el médico podrá contar con otros análisis complementarios, como la radiografía de las cavidades paranasales, o el TAC de senos paranasales, que nos ayudará a determinar las causas anatómicas de la rinorrea, especialmente si se ha convertido en un problema crónico. Por último, se podrá recurrir además a cultivos nasales, que pueden dar pistas acerca de los gérmenes involucrados en la iinflamación de la nariz. Si se sospecha que puede haber una infección bacteriana se debe tomar una muestra de las secreciones nasales para determinar el agente patógeno.

Otra posibilidad es que la rinorrea esté provocada por alergia. Para determinar esto, además de las preguntas rutinarias efectuadas al paciente, será necesario realizar una prueba de alérgenos para confirmarlo. La prueba de alérgenos es diferente para cada tipo de alergia, pero suele ser breve e indolora. Puede incluir desde pequeñas punciones intradérmicas hasta parches cutáneos.

Una vez determinada la posible causa pueden llevarse a cabo otros análisis complementarios como, por ejemplo, una radiografía de la nariz y de los senos paranasales, un análisis de sangre o una rinometría. Para descartar que sea líquido cefalorraquídeo deben hacerse análisis de glucosa en la secreción.



Symptom-Check