Publicidad

Publicidad

Rinitis

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (10 de Enero de 2016)

© iStock

La rinitis es la inflamación de la mucosa nasal. Es decir, la inflamación del revestimiento interno de la nariz. La rinitis suele cursar con congestión nasal, rinorrea (secreción nasal), picores en la nariz y estornudos. Es una afección muy común.

La mayoría de las rinitis aparecen en el transcurso de alergias o infecciones. Lo normal es que estas infecciones sean banales y estén relacionadas con un resfriado común.

La rinitis suele ir acompañada de ojos enrojecidos y lagrimeo, inflamación nasal y pérdida total o parcial del olfato y el gusto. En determinadas circunstancias puede aparecer tos irritiva.

Los virus que provocan un resfriado se transmiten por contagio mediante partículas líquidas, por ejemplo, al estornudar o al hablar. Las personas con alergia al polen suelen sufrir rinitis alérgica junto con otras reacciones alérgicas, especialmente durante la primavera (por ejemplo, conjuntivitis alérgica). En la mayoría de los casos, la rinitis es inofensiva y desaparece por sí sola cuando termina la exposición al alérgeno que la ha desencadenado.

En ocasiones, según la evolución de la infección que ha causado la rinitis puede extenderse a la garganta, el oído o causar por ejemplo una infección de los senos paranasales.

El diagnóstico de una rinitis es posible gracias al reconocimiento de los síntomas visibles. Para determinar las causas exactas es necesaria una anamnesis y un examen físico.

Independientemente de la causa que haya originado una rinitis, esta puede mejorar gracias a medidas generales. Una rinitis leve causada por un resfriado puede tratarse a menudo con remedios caseros como baños de vapor con manzanilla, inhalaciones de vapor con aceites esenciales o soluciones nasales salinas. En el caso de la rinitis de origen alérgico se recomienda el uso de antihistamínicos pautados por un profesional. Para otro tipo de afecciones en las que aparece rinitis se debe tratar primero la causa para que los síntomas desaparezcan.