Picores

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (22 de Febrero de 2017)

© iStock

¿Cómo se define el picor? El picor es una molestia que puede aparecer en todas las partes del cuerpo. La aparición del picor se puede deber a múltiples causas. Desde el punto de vista médico, pertenece a un grupo de disfunciones sensoriales de los nervios, como el ardor y la sensación de entumecimiento, denominado parestesias.

Debido a que “picor” es un término muy general, se denomina ”picores” al picor en los dedos, manos o brazos, y también al picor en los pies, piernas y en general en todo el cuerpo, e incluso se denomina “picor” a la sensación de cosquilleo en la nariz que antecede al estornudo.

El prurito es un síntoma subjetivo e inespecífico, con el que se manifiestan un gran número de enfermedades, tanto cutáneas como sistémicas. Sin embargo, es un problema habitual que afecta a gran parte de la población y es un motivo de consulta recurrente en Atención Primaria.

El prurito surge por estímulos térmicos, mecánicos, químicos o eléctricos que activan las terminaciones nerviosas de la piel. El impulso viaja de los nervios periféricos al asta dorsal de la médula espinal, a los núcleos laminares del tálamo contralateral y a varias áreas de la corteza cerebral. Esto provoca la respuesta motora del rascado. Algunas de las causas que provocan los picores son la sequedad de la piel, la anoxia de los tejidos (falta o insuficiencia de oxígeno en los tejidos), la dilatación de los capilares, las sustancias irritantes y las alteraciones psicológicas, tales como el estrés o la ansiedad.

Otras causas habituales que producen picor son las picaduras de insectos, las quemaduras solares, la caspa, la varicela, la psoriasis, las infecciones por parásitos como los piojos, algunas alergias, el pie de atleta, algunos medicamentos, el calor, insuficiencia renal, enfermedades de la bilis, alteraciones de la sangre, enfermedades endocrinas como la diabetes, problemas de la tiroides, hiperuricemia, cáncer o durante el embarazo.

Aunque el tratamiento del prurito o picor dependerá de la causa de dicho síntoma y la terapia estará enfocada a tratar dicha causa, se pueden adoptar medidas para paliar los picores. Así se recomienda no rascar ni frotar el área afectada; utilizar ropa de algodón y evitar las fibras sintéticas y las prendas demasiado apretadas; usar jabones neutros y secar bien la zona sin frotar; hidratar bien la piel con productos adecuados a la sintomatología (cremas de hidrocortisona); evitar el calor o la humedad y acudir al médico si el picor es persistente y no desaparece.



Symptom-Check