Prurito (picor en la piel): Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (9 de Febrero de 2016)

Las causas del picor pueden ser muy variadas. Y estas dependen directamente del tipo y localización del prurito. Las enfermedades cutáneas que van acompañadas de un prurito muy fuerte son, por ejemplo, las siguientes:

  • Neurodermitis (dermatitis atópica)
  • Urticaria
  • Alergia por contacto
  • Enfermedades cutáneas causadas por parásitos animales (epizoonosis) como, por ejemplo, la sarna (escabiosis).
  • Infecciones fúngicas (micosis)
  • Cornificación de la piel (ictiosis)
  • Alergia solar (fotodermatosis polimorfa)

El picor puede aparecer en una zona, por ejemplo, en los genitales (prurito localizado) o afectar a todo el cuerpo (prurito generalizado), sin que eso produzca otros cambios significativos en la piel. Existen varias enfermedades que pueden ser la causa del prurito en ambos casos. El prurito aparece junto con otras molestias como síntoma de la correspondiente enfermedad:

  • Trastornos metabólicos (por ejemplo, hipertiroidismo, hipotiroidismo, diabetes mellitus)
  • Cáncer (por ejemplo, linfoma, leucemia, plasmocitoma)
  • Hipersensibilidad inducida por el consumo de drogas
  • Enfermedades de la sangre (por ejemplo, anemia por falta de hierro, mastocitosis)
  • Enfermedades hepáticas (por ejemplo, cirrosis hepática, congestión biliar)
  • Infecciones con determinados agentes patógenos (por ejemplo, parásitos o lombrices intestinales, piojos)
  • Enfermedades psicológicas (por ejemplo, trastorno obsesivo compulsivo o delirio de parasitosis, en la que los que la sufren están convencidos de que están infestados de parásitos, aunque no sea cierto).

Además, el picor es un síntoma que puede aparecer por contacto con lana de vidrio, por una fase de estrés, por piel seca o en el embarazo.