Publicidad

Publicidad

Palpitaciones

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (27 de Enero de 2015)

© iStock

Todos hemos sentido alguna vez cómo nuestro pulso se acelera (taquicardia) y tenemos la sensación de que el corazón golpea contra el pecho, palpitando y latiendo fuertemente y haciendo que sintamos el pulso incluso en el cuello, en la arteria carótida. Es un síntoma frecuente. Los casos más graves son los que aparecen relacionadas con cardiopatías.

Las palpitaciones son normales cuando nos excitamos, ilusionamos o estamos expuestos a mucho estrés. Pueden estar asociadas con la ansiedad, la depresión y crisis de pánico. En estos casos, las palpitaciones se acompañan de otros síntomas como inquietud, dificultad para respirar, sensación de hormigueo en el cuerpo, mareos, sensación de ahogamiento, etc.

Sin embargo, las palpitaciones y el pulso acelerado (taquicardia) también pueden ser un signo de una enfermedad cardiaca, por ejemplo, una disfunción del ritmo cardiaco (arritmia), como la fibrilación auricular. Algunas afecciones del tiroides así como algunos medicamentos y la cafeína, también pueden dar lugar a taquicardias o a palpitaciones fuertes. Por otra parte, un aumento de la liberación de catecolaminas puede provocar palpitaciones, por ejemplo, cuando se hace un ejercicio intenso o durante periodos de gran estrés emocional.

La pérdida de conocimiento de breve duración con recuperación espontánea (síncope) va precedida de palpitaciones, debe hacer pensar en arritmias ventriculares con peligro de muerte. Normalmente, los afectados son portadores de cardiopatías y este tipo de episodios pueden ser la antesala de una muerte súbita cardíaca.

Las palpitaciones se pueden dividir en cuatro tipos:

  • Palpitaciones extrasistólicas: sensación de que falta un latido, parece como que el corazón se detiene por un momento. Suele corresponder con latidos auriculares o ventriculares prematuros.
  • Palpitaciones taquicárdicas: el corazón parece latir muy rápido y fuerte.
  • Palpitaciones de cuello: las percepciones de los latidos se sienten en el cuello. Síntoma frecuente de una arritmia supraventricular. Están causadas por contracciones auriculares con la válvula mitral y tricúspide cerrada, provocando una onda en el pulso venoso.
  • Palpitaciones hiperdinámicas: latidos cardíacos regulares intensos. Síntomas en casos de insuficiencia aórtica y estados con alto gasto cardíaco como fiebre o anemia.

Las palpitaciones pueden ir acompañadas de pulso cardiaco irregular (también denominado arritmia), somnolencia, mareos, desmayos cortos o pérdidas pasajeras de la visión o del habla. En estos casos, es aconsejable acudir al médico de cabecera para aclarar la causa de los síntomas.



Symptom-Check