Necesidad de orinar: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Nelia Navarro (15 de Febrero de 2015)

El tratamiento de la necesidad de orinar atiende a las causas que han provocado este síntoma. En el caso de la excesiva necesidad de orinar, el tratamiento varía mucho de un individuo a otro. Si no existen causas orgánicas, puede ayudar el denominado entrenamiento de la vejiga. Dicho entrenamiento consiste en anotar todas las visitas al baño y contener conscientemente las emergentes ganas de orinar. El objetivo es que la vejiga se vaya acostumbrando nuevamente a mayores cantidades de orina, con el fin de retrasar la necesidad de orinar. También puede ser útil los ejercicios de Kegel, para fortalecer los músculos que controlan la micción.

También existen diversos medicamentos que pueden contener la necesidad de orinar:

  • Los anticolinérgicos y los espasmolíticos, que reducen el estímulo para la contracción de la musculatura de la vejiga urinaria evitando la expulsión de la orina.
  • Para mujeres: estrógenos.
  • Para hombres con agrandamiento de la próstata: alfa bloqueantes, que relajan las células musculares de la próstata.
  • Los fitoterapéuticos, como por ejemplo, las calabazas o el arándano rojo (en casos de infección urinaria)

Si la excesiva necesidad de orinar está motivada por factores psíquicos, puede ayudar una psicoterapia. Las técnicas de relajación, como el entrenamiento autógeno o la relajación muscular progresiva, pueden ser útiles.

Si la excesiva necesidad de orinar está motivada por otra enfermedad subyacente, como la diabetes insípida o la diabetes mellitus, se requiere un tratamiento específico para esta enfermedad.

En caso de que la necesidad de orinar se deba a una infección de orina (cistitis) es imprescindible acudir al médico para comenzar un tratamiento, además de seguir unas recomendaciones básicas, como por ejemplo, beber mucho agua para limpiar las vías urinarias y ayudar a eliminar las bacterias. Normalmente, para tratar la infección de orina se toman antibióticos para que la infección no ascienda a los riñones. Se debe terminar el tratamiento con antibióticos siempre, de forma completa como ha indicado el médico, pues la infección podría volver a aparecer y ser más difícil de tratar.

Asimismo, el estilo de vida y la alimentación pueden ayudar a prevenir las infecciones urinarias. Así, una dieta rica en frutas y verduras y pobre en grasas y azúcares, así como una ingesta mayor de líquidos, de alimentos como el arándano rojo, el ajo, la cebolla o aquellos ricos en probióticos, pueden ayudar a evitar las infecciones de orina. Después de la menopausia, una mujer puede usar crema de estrógenos alrededor de la vagina para reducir las infecciones.



Symptom-Check