Lumbago: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2016)

Para encontrar el tratamiento apropiado del lumbago, es necesario un diagnóstico preciso. En primer lugar, es importante reconocer las causas del lumbago y, si es posible, subsanarlas. Así, en caso de una vértebra bloqueada puede ser necesario, en algunos casos, el desbloqueo, para que la vértebra recupere la movilidad. Sin embargo, esto solo lo puede realizar un especialista experto (por ejemplo, un traumatólogo). En caso de lumbago, a menudo, para el tratamiento de los dolores bastan la aplicación de calor, el movimiento y los medicamentos.

El objetivo más importante e inmediato en el tratamiento del lumbago es que el paciente se recupere rápidamente del dolor y pueda volver a erguirse. Si el tratamiento medico con antinflamatorios no esteroideos (AINES), corticoides, analgésicos y relajantes musculares no funciona, el médico puede derivar al paciente a la consulta del especialista (anestesia) para recibir un inyectable intramuscular de anestésicos locales) y corticoides en la espalda. Este tratamiento ayuda a mejorar y aliviar el dolor. Los analgésicos derivados de la morfina (opioides) y los relajantes musculares del tipo de las benzodiacepinas sólo se deberían ingerir, debido a sus efectos secundarios y peligro de dependencia, bajo prescripción médica y durante un corto período de tiempo.

En determinados tipos de lumbago el paciente puede sentir alivio haciendo reposo en la cama y aplicando calor directo. El dolor de espalda se puede prevenir llevando un estilo de vida saludable basado, sobre todo, en la práctica regular de deportes que ayuden a fortalecer y ejercitar la musculatura de la espalda. Además, en el tratamiento del lumbago puede ser muy positivo recibir apoyo de un fisioterapeuta con ejercicios de rehabilitación. Los masajes son un tratamiento médico y por este motivo tienen que ser dados por un profesional para evitar mayores complicaciones.

En algunos casos concretos, las hernias discales fuertes o recurrentes requieren una operación para resolverse. La recomendación del médico es fundamental.



Symptom-Check