Lumbago: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2016)

El lumbago requiere un diagnóstico preciso del médico. Ante dolores en una postura antiálgica encorvada y sin movimiento, las personas que padecen lumbago pueden narrar casi siempre claramente a su médico cuándo y al realizar qué cosa (al agacharse, bajarse del coche) aparecen los dolores de espalda. El médico preguntará, entre otras cosas, dónde aparecen exactamente los dolores, si se irradian hacia el glúteo o la pierna o si aparecen trastornos en la vejiga o los intestinos (incontinencia). También es necesario conocer si el paciente ya ha padecido anteriormente problemas de espalda, lumbago o una hernia discal. En caso de lumbago, el médico comprobará para el diagnóstico la sensibilidad, la capacidad de movimiento (motricidad) y los reflejos, entre otros.

Para poder realizar un diagnóstico correcto en caso de lumbago, dado el caso, serán útiles otras pruebas complementarias. Este será el caso si se sospecha de una hernia discal que presione los nervios y cause trastornos de la sensibilidad o parálisis. Otros exámenes posibles en caso de lumbago son los siguientes:

 

En casos en los que el dolor aparece en pacientes con menos de veinte años o en adultos con más de cincuenta y cinco años, con otros síntomas asociados como la pérdida de peso, pérdida de fuerza en una pierna o el pie, o también fiebre, debe consultarse con urgencia al médico, pues puede tratarse de una enfermedad sistémica, un cáncer vertebral, osteoporosis (por el uso de corticoides) u otra enfermedad más grave.

Para derivar un caso de lumbalgia a cirugía deben darse síntomas como paresia relevante, progresiva o bilateral, pérdida de control de esfínteres de origen neurológico, dolor radicular no lumbar con dolor intenso tras la aplicación de tratamiento durante más de seis meses (posible hernia discal). Si el dolor aparece solo a la deambulación y requiere flexión o que el paciente se siente para que desaparezca y persiste después de seis o más meses de tratamiento y va acompañado de imágenes de estenosis espinal, podría tratarse de un caso de estenosis espinal sintomática que requeriría procedimientos quirúrgicos.

Si el paciente no mejora tras dos o seis semanas de tratamiento convencional, puede que sea por una causa psicológica (depresión, ansiedad, estrés, factores laborales, falta de motivación laboral, reducción de la actividad más allá de lo que impide el dolor…) que puede provocar la cronificación de la lumbalgia.



Symptom-Check