Ictericia

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. David Cuesta (19 de Marzo de 2014)

© iStock

Se conoce como ictericia a la coloración amarillenta de la piel, las mucosas o los ojos debido a una alta concentración de bilirrubina en la sangre. Así, las cifras normales de bilirrubina son 0,3-1 mgr/dl, mientras que la ictericia se detecta cuando los niveles séricos son mayores a 2 mgr/dl.

La bilirrubina es el producto que se obtiene de la desintegración de los glóbulos rojos de la hemoglobina y puede aumentar a causa de varias enfermedades del hígado, la vesícula biliar, el páncreas o la sangre. La bilirrubina se asienta en el tejido y provoca que la piel, las mucosas y la membrana del ojo (esclerótica) se tornen amarillentas. Es fácil de reconocer si la concentración general de bilirrubina en la sangre es superior a dos miligramos por decilitro (mg/dl) porque con estas cifras la esclerótica de los ojos adquiere la coloración amarillenta característica de la ictericia.

Esto puede ocurrir cuando el hígado está dañado por un virus (diferentes hepatitis), por cálculos biliares, por trastornos sanguíneos, un cáncer de páncreas, acumulación de bilis en la vesícula biliar, por ejemplo durante el embarazo (ictericia del embarazo). De todas las causas patológicas de la ictericia, la más frecuente para el organismo es la coloración amarillenta en los bebés. Esta se conoce como ictericia del recién nacido.

Así, los recién nacidos suelen tener mayores niveles de bilirrubina después de nacer (ictericia fisiológica). El hígado del bebé es el encargado de eliminar esta bilirrubina, pero puede llevar algún tiempo, normalmente dos semanas.

Durante la lactancia también puede aparecer este problema (ictericia por lactancia) cuando el recién nacido no se alimentan bien o la leche de la madre sale muy lentamente, normalmente en la primera semana. La ictericia de la leche materna a los siete días del nacimiento, puede deberse en como las sustancias en la leche materna descomponen la bilirrubina en el hígado.

La ictericia grave del recién nacido puede ocurrir si el bebé tiene una afección que aumente la cantidad de glóbulos rojos a causa de alguna infección, falta de algunas proteínas, anemia drepanocítica, etc.

La ictericia puede provocar otros síntomas además de la típica coloración de la piel. Estos síntomas son los siguientes:

  • Dolor de estómago
  • Fiebre
  • Agotamiento
  • Alteración del color de las deposiciones (según la causa de la hepatitis, serán más oscuras o más claras)
  • Cambios en el color de la orina (marrón oscuro)
  • Picores (prurito)

Hay otras causas que pueden provocar la piel amarillenta como la uremia, un aumento del consumo de carotenos o el consumo de quinacrina, un medicamento que tiñe la piel de amarillo.



Symptom-Check