Fiebre: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (20 de Junio de 2016)

Entre los tratamientos para calmar la fiebre y reducir los síntomas asociados se encuentran los antitérmicos. Este grupo de fármacos, aparte de combatir la fiebre tienen un efecto analgésico y, algunos de elllos, antiinflamatorio. Entre los más frecuentes se encuentran el paracetamol, el ácido acetilsalicílico, y el ibuprofeno. El ácido acetilsalicílico no está recomendado para bajar la fiebre en niños porque puede aumantar el riesgo de desarrollar el síndrome de Reye, una grave, pero rara afección que provoca daño neurológico y hepático de forma súbita tras la administración de ácido acetilsalicílico. Habitualmente afecta más a los menores entre 4 y 12 años, pero desde que este fármaco se ha dejado de utilizar en niños en los casos de gripe y varicela, su incidencia ha disminuido mucho. El síndrome de Reye se manifiesta con vómitos, irritabilidad, confusión, náuseas...

En los medicamentos que se administran a los niños para bajar la fiebre hay que tener en cuenta el peso del niño y no su edad, para que la dosis sea la adecuada. No es aconsejable alternar dos fármacos para bajar la fiebre infantil, porque se puede provocar una toxicidad cruzada.

Las compresas frías y tomar mucho líquido son un remedio casero eficaz para bajar la fiebre. Hay que tener cuidado en no aplicar otros remedios tradicionales que pueden resultar peligrosos, como introducir a la persona febril en la bañera con agua fría o friccionar su cuerpo con compresas o gasas empapadas en colonia, ya que se pueden provocar quemaduras en la piel. En todo caso, no es necesario tratar siempre la fiebre. Si la fiebre no responde a ningún problema importante y la persona no se encuentra demasiado incómoda, no será necesario aplicar un tratamiento para hacer desaparecer la fiebre. El enfermo febril ha de estar bien hidratado, con unas condiciones buenas de temperatura (en un entorno no muy cálido) y algo desabrigado. Si se encuentra bien puede hacer su vida normal, incluso saliendo a la calle, lo que suele favorecer una bajada de la temperatura corporal.

El adecuado tratamiento para la fiebre se dirige hacia las causas subyacentes. Si la causa es una infección por bacterias, el médico recetará antibióticos, pero si no hay una infección bacteriana no se deben tomar antibióticos para tratar la fiebre, ya que son ineficaces y provocan resistencias peligrosas. Sin embargo, las enfermedades el viajero, como la malaria, necesitan una terapia especial con medicamentos como la cloroquina. Las enfermedades infantiles suelen curarse con un tratamiento sintomático, no obstante, en algunos casos, como en la escarlatina, es necesario usar antibióticos como la penicilina.

Si un medicamento provoca fiebre, hay que consultar con el médico antes de dejar de tomarlo.



Symptom-Check