Fatiga: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (24 de Junio de 2016)

Si la fatiga no tiene ninguna causa orgánica, el tratamiento puede basarse en las siguientes medidas:

  • Dormir bastante (pero no demasiado, ya que un exceso de sueño también acaba ocasionando fatiga y un estado decaído).
  • Ritmo diario constante y con ciertas rutinas.
  • Estimulación de la circulación al levantarse con duchas intercaladas de agua fría y caliente.
  • Dar paseos regularmente al aire libre (la actividad física, además de poner el cuerpo en forma, genera endorfinas, que son las hormonas del bienestar. Además, practicarlo al aire libre tiene aún más beneficios).
  • Evitar la toma de tranquilizantes y alcohol.
  • Reducir el consumo de café, té y chocolate (ya que aunque la cafeína y la teína proporcionan un pico de energía instantánea, en cuanto bajan sus valores en sangre, la persona experimenta de nuevo el cansancio y a veces con más profundidad).
  • Beber gran cantidad de líquidos (estar bien hidratado es una excelente manera de combatir la fatiga física y mental. La hidratación ha de llevarse a cabo con bebidas saludables, fundamentalmente agua o zumos naturales).
  • Probar con formas de relajación como el yoga, la meditación, el entrenamiento autógeno.... que pueden servir de ayuda cuando la fatiga está causada por problemas emocionales o por un estilo de vida estresante.

Si la fatiga persiste y afecta al sueño es importante acudir al médico. En caso de que no existan patologías asociadas, puede ser de utilidad pautar un tratamiento con somníferos (por ejemplo, doxilamina o flurazepam), para mitigar los trastornos del sueño y así combatir la fatiga. Si los trastorno de sueño son leves, el tratamiento puede consistir en remedios naturales como la valeriana, el lúpulo y la melisa. En todo caso, no hay que automedicarse nunca, y ha de ser el facultativo el que indique el mejor remedio y compruebe si algún fármaco, aunque sea natural, interfiere o no con otro tipo de tratamientos que siga el paciente o le afecta negativamente.

Si la fatiga es un síntoma que acompaña a otra enfermedad, el tratamiento debe ir dirigido a resolver la patología de base, por este motivo es muy importante acudir al médico en cuanto la fatiga se vuelva persistente, por si hubiera alguna alteración orgánica que hubiera que tratar.



Symptom-Check