Fatiga: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (24 de Junio de 2016)

Si acude al médico a causa de la fatiga, la primera etapa para llegar al diagnóstico consiste en una entrevista clínica: el médico se interesa por el alcance, la duración y el transcurso diario de la fatiga. La fatiga puede causar falta de energía y somnolencia y hasta puede causar que llegue a dormirse. También es muy importante la situación laboral, familiar y social del paciente. De las preguntas sobre la duración y calidad del sueño, alteraciones, ronquidos, medicamentos que estuviera tomando y posibles sustancias en el ambiente puede deducirse una posible causa de la fatiga. 

Hay que tener en cuenta que el médico deberá valorar tanto las condiciones físicas y clínicas en las que se encuentre el paciente como su situación anímica, familiar, personal y emocional para poder llegar a un diagnóstico que justifique la fatiga que experimenta. En ocasiones hay una enfermedad de base que provoca fatiga y malestar físico, lo que lleva al enfermo a sentirse mal anímicamente; por ello el facultativo deberá valorar muy bien todos los síntomas y la secuencia de aparición de los mismos, con objeto de no dejar pasar ninguna causa importante que esté provocando la fatiga.

En muchas ocasiones, un estado de tensión excesiva, una acumulación de problemas o un estado anímico abatido (con o sin depresión) pueden justificar la aparición de fatiga continua, pero en otras hay que investigar hasta llegar a la causa orgánica que provoca el problema. 

Si es una infección, con una analítica de sangre o de orina puede descubrirse más fácilmente, pero cuando la fatiga responde a otras alteraciones orgánicas más complejas, como problemas en el riñón, el hígado o el corazón, son necesarias otras pruebas complementarias.

Tras la entrevista clínica, el médico realizará una exploración completa del paciente para localizar las posibles causas orgánicas de la fatiga. Para ello, el médico palpa el hígado, el bazo y los ganglios linfáticos, ausculta el corazón y los pulmones e inspecciona las vías respiratorias superiores y las mucosas. Es aconsejable que se explore la fuerza muscular y los reflejos para completar el diagnóstico.

Tras la exploración para determinar las causas de la fatiga, pueden realizarse otros análisis para llegar al diagnóstico, como por ejemplo: un análisis de sangre, un análisis de azúcar en la sangre, un examen en un laboratorio del sueño o un electrocardiograma (ECG).



Symptom-Check