Fatiga: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (24 de Junio de 2016)

La fatiga puede tener varias causas. Este síntoma puede deberse al esfuerzo físico o mental o una necesidad de sueño insatisfecha. Aparte de estas sencillas causas no patológicas hay que tener en cuenta razones orgánicas para la fatiga constante o crónica.

Las causas de la fatiga radican casi siempre en una infección por virus de las vías respiratorias y en alteraciones del sueño (por ejemplo, el insomnio o la apnea del sueño que dificultan un buen descanso y provocan un sueño no reparador).

Además, la fatiga se presenta a menudo como síntoma de la celiaquía, el hipotiroidismo, la diabetes mellitus y la hepatitis. En escasas ocasiones, la causa es el cáncer y otras enfermedades graves como el VIH/SIDA. Hay otras enfermedades que también pueden cursar con fatiga, como las autoinmunes (lupus, fibromialgiaenfermedad de Crohn...).

Los trastornos emocionales y las cargas psicosociales como la depresión y la ansiedad, pueden causar apatía y cansancio constantes o repentinos, ya que muchas personas somatizan los problemas emocionales, que tienen una manifestación física con muchos síntomas entre los que está la fatiga.

Igualmente cuando la persona no está bien nutrida, por padecer anemia, un déficit de hierro o algún trastorno de la alimentación como anorexia y bulimia, puede sentir fatiga de manera continua.

También la artritis y ciertas alteraciones del riñón, del hígado o del corazón, como la insuficiencia cardiaca, cursan con fatiga.

Además de las infecciones respiratorias, otras infecciones, como las causadas por parásitos, la tuberculosis y la mononucleosis son susceptibles de provocar fatiga. En general, cualquier infección que tarde mucho en ser tratada y curada acabará mermando la energía de la persona afectada, lo que se manifiesta mediante una fatiga más o menos acusada.

La fatiga puede ser también un efecto secundario de varios medicamentos, como por ejemplo los antidepresivos, neurolépticos, antihistamínicos y los fármacos contra el Parkinson además de los esteroides, los diuréticos y todos los que bajen la presión arterial. Las sustancias adictivas, sobre todo el alcohol y la cocaína, también pueden causar fatiga. 

Con respecto a las circunstancias externas, el calor extremo, estar sometido a condiciones de gran incomodidad, los grandes esfuerzos físicos, los ruidos fuertes (especialmente en personas sensibles), los viajes largos y cualquier otra situación que altere el ritmo biológico de la persona puede causar fatiga.



Symptom-Check