Escozor vaginal: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (22 de Junio de 2016)

El tratamiento del escozor vaginal depende de la causa que ha originado el síntoma. Por ejemplo, una infección por hongos vaginales se tratará con antimicóticos, es decir, con medicamentos especiales fungicidas. Los más utilizados son el clotrimazol y la nistatina. En el caso de infecciones vaginales bacterianas, el tratamiento específico son los antibióticos (por ejemplo, el metronidazol).

Normalmente, se aplican en forma local con pomadas, cremas o supositorios (óvulos vaginales). Tanto las cremas como los óvulos vaginales se suelen utilizar con un aplicador para lograr que el fármaco penetre hasta el interior de la vagina y haga efecto completo. Algunas cremas y pomadas se aplican igualmente en la zona externa para aliviar la sensación de picor y escozor en la zona de la vulva.
En algunos casos, las pacientes deberán tomar los medicamentos sistémicamente, en forma de comprimidos, por ejemplo, con el fin de que las sustancias actúen en todo el cuerpo, en los casos en que el médico entienda que la infección debe ser abordada por esta vía.

Ante los síntomas de escozor vaginal conviene acudir al médico siempre que estos se prolonguen durante más de 3-5 días, para poner tratamiento a la infección. Será el facultativo el que identifique el agente infeccioso y prescriba los fármacos más adecuados.

Como en otras alteraciones de salud, no conviene automedicarse para tratar el escozor vaginal, ya que puede deberse a una infección que necesita de un antibiótico prescrito por el médico y no solo de un remedio sintomático para aliviar las molestias.

Para prevenir el escozor vaginal es importante mantener una buena higiene íntima. Y en los casos de enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la gonorrea, es recomendable informar a la pareja para que también reciba un tratamiento adecuado, ya que lo más probable es que se haya contagiado también si se han mantenido relaciones sexuales sin preservativo. Si ambos miembros de la pareja no se tratan y se curan, la patología puede pasar de uno a otro de forma sucesiva en el tiempo, con lo que será mucho más difícil de erradicar, y puede complicarse.