Publicidad

Publicidad

Erupción cutánea

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (20 de Junio de 2016)

© Jupiterimages/iStockphoto

Una erupción cutánea es una alteración en la coloración y la textura de la piel. Si este cambio en la piel es repentino la erupción cutánea se denomina exantema. Los exantemas pueden tener muchas causas, ser muy diferentes y aparecer en diferentes zonas del cuerpo.

Una erupción cutánea puede afectar a diferentes zonas del cuerpo como la cara, los brazos o el abdomen. Otras veces, la erupción cutánea se extiende por todo el cuerpo. Con frecuencia, las erupciones cutáneas se desplazan lentamente de una zona del cuerpo a otra.

Una erupción cutánea puede provocar manchas rojas en la piel. Dependiendo de las causas que hayan provocado la erupción esta puede adquirir varias formas. Para realizar un diagnóstico y clasificar las lesiones los médicos emplean como referencia las características de ciertas lesiones cutáneas elementales. Estas lesiones se denominan lesiones elementales primarias y son las alteraciones que aparecen espontáneamente en primer lugar. Sin embargo, posteriormente, la evolución del proceso puede provocar la aparición de nuevas lesiones diferentes; se habla entonces de lesiones elementales secundarias. Una erupción cutánea puede debutar con manchas rojas (lesión elemental primaria) que aparecen inicialmente solo en la cara. Tras varias horas, las manchas se han extendido por todo el cuerpo. La erupción cutánea va acompañada de picor. Al rascarse se forman erosiones en la piel, incluso con sangrado y formación de costras (lesión elemental secundaria).

Entre las lesiones cutáneas elementales primarias (que se forman sobre la piel sana) podemos citar las siguientes:

  • Mácula (mancha; lesión plana, delimitada, que difiere del color normal de la piel)
  • Pápula (elevación sólida y pequeña, menor de 1 cm.)
  • Nódulo (lesión palpable, sólida, adherida a planos profundos; mayor de un cm.)
  • Vesícula (ampollita; menor de 0,5 cm. de diámetro)
  • Ampolla (vesícula mayor de 0,5 cm. de diámetro)
  • Pústula (vesícula con contenido purulento)
  • Habón o roncha (fugaz, pues desparece en unas horas; típica de la urticaria)
  • Placa (elevación generalmente originada por confluencia de varias pápulas)

Entre las lesiones cutáneas elementales secundarias encontramos las siguientes:

  • Escama (por acumulación de la capa más superficial de la piel)
  • Costra (formada por secreciones secas de la lesión previa)
  • Defectos cutáneos (excoriación, más superficial, secundaria a rascado y erosión, más profunda)
  • Úlcera (por pérdida de sustancia de la piel y tejido celular subcutáneo)
  • Cicatriz (zona de regeneración de un defecto previo)

Dependiendo de la causa, una erupción cutánea puede ir acompañada de distintos síntomas. El picor es frecuente, pero también pueden manifestarse otros síntomas como el dolor y la fiebre.



Symptom-Check