Erupción cutánea: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (20 de Junio de 2016)

El tratamiento de la erupción cutánea se elige según la causa subyacente que la haya provocado. Por ejemplo, en una alergia por contacto, la erupción desaparece si se evitan los alérgenos. Es decir, si se evita el contacto directo con el agente alergénico que ha provocado la erupción cutánea. Muchos artículos de bisutería provocan erupciones, por lo que simplemente con dejar de llevarlos desaparece la erupción. También el níquel, el látex, algunos cosméticos, lociones, colonias, perfumes, tejidos... pueden provocar una erupción cutánea, por lo que una vez descubierta la causa bastará con dejar de llevarlos para que la erupción vaya remitiendo y, sobre todo, para que no se vuelva a presentar.

Las enfermedades infantiles como el sarampión solo se tratan, por lo general, sintomáticamente. Tras la superación de la enfermedad desaparece también la erupción cutánea. Las enfermedades cutáneas como la psoriasis requieren un tratamiento especial. Se empieza con el tratamiento local con sustancias como el ácido salicílico y retinoides, después con vitamina D y corticoides y, finalmente, con fototerapia y tratamiento con láser.

Si se sufre una erupción cutánea, el uso de cremas, pomadas o lociones solo está indicado bajo recomendación médica porque la combinación de cosméticos y medicamentos puede alterar el estado de la piel. Además, su uso puede modificar el aspecto de las lesiones y dificultar con ello el diagnóstico médico.

Como normas de cuidado general ante las erupciones cutáneas se debe intentar no restregarse ni rascarse la piel para no empeorar la lesión. La higiene diaria se realizará con más cuidado sobre la zona afectada, utilizando agua tibia, en lugar de caliente, y procurando no aplicar productos irritantes como el jabón. El secado sobre la erupción se realizará, en la medida de lo posible, de forma suave, mediante pequeños toques sin friccionar de forma enérgica.

Cuando hay picor asociado a la erupción cutánea, el médico puede prescribir un antihistamínico, y si el picor está asociado a una picadura de insecto, también hidrocortisona, que se utiliza cuando hay una gran sensación de comezón sobre la zona en la que se encuentra la erupción. En los casos en que la erupción de la piel se asocia a una infección, suele indicarse un antibiótico ya sea por vía oral, tópico o ambos.



Symptom-Check