Erupción cutánea: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (20 de Junio de 2016)

En una erupción cutánea es importante realizar un diagnóstico rápido para poder comenzar enseguida con el tratamiento más apropiado. Para ello, se recomienda consultar al médico de familia, a un dermatólogo o, en el caso de niños, al pediatra.

En la anamnesis inicial el médico preguntará, cuándo y en qué zona del cuerpo apareció primero la erupción cutánea. A continuación, preguntará si existen otras molestias como, por ejemplo, picor, fiebre, náuseas, tos, o un resfriado, dolor en las articulaciones, dolor de garganta... También es importante determinar si existen enfermedades previas (como alergia o asma), si se toman medicamentos o si existe contacto con personas enfermas, por ejemplo, en la guardería con niños contagiados de varicela o alguna otra enfermedad exantemática infantil. Dependiendo de las supuestas causas, puede que sean necesarias otras preguntas como si ha estado en zonas de bosque últimamente (para descartar alergias o una picadura de insectos o de garrapata), si ha utilizado algún producto por primera vez (tejido, jabón para la ropa, artículos de aseo, colonia, perfume...). Una alimentación en mal estado también puede provocar una erupción en la piel, que reacciona igualmente cuando la persona toma por primera vez algo que le provoca alergia.

El segundo paso es una exploración física básica para observar detenidamente la erupción cutánea. Para ello, utilizará una lupa, una espátula de madera o de vidrio y, dado el caso, otros aparatos ópticos. Mediante la palpación y el análisis cutáneo simple realizará ya un primer diagnóstico de aproximación a la causa de la erupción cutánea.

Para garantizar el diagnóstico de la erupción cutánea, pueden ser necesarios otros exámenes, por ejemplo, una biopsia (muestra de tejido de la alteración cutánea), análisis de sangre y pruebas de alergia para determinar ante qué elemento se presenta la alergia. Es muy importante que ante una erupción cutánea se acuda cuanto antes a un centro médico si además hay dificultad respiratoria, hinchazón en el rostro, hay una picadura de garrapata, ha tomado un medicamento nuevo tras lo cual ha surgido la erupción o la erupción cursa con pequeños puntos de color rojo intenso que no desaparecen con la presión. 

En la mayoría de las ocasiones, es el médico de Atención Primaria el que maneja terapéuticamente la erupción cutánea, pero cuando el cuadro no mejora se puede derivar al paciente al alergólogo o al dermatólogo para un diagnóstico más concreto.



Symptom-Check