Entumecimiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (20 de Junio de 2016)

© iStock

El entumecimiento, llamado hipoestesia en medicina, pertenece a las llamadas alteraciones sensoriales. Se refiere a una disminución de la sensibilidad de la piel.

Como sensibilidad se entiende el sentido humano del tacto. Numerosas terminaciones nerviosas, receptores y sensores en todo el cuerpo, y los órganos sensoriales como ojos, oídos, piel, perciben los estímulos sensoriales y los transmiten al sistema nervioso central (SNC). Así podemos percibir sensaciones mecánicas (como la presión, vibraciones), sensaciones de temperatura (termocepción), percepción del dolor (nocicepción) y muchas más.

Las perturbaciones sensoriales se pueden dividir en hipoestesia táctil, en la que se reducen el tacto y la sensación de presión, y la hipoestesia térmica, en que se siente peor el calor o el frío. La pérdida sensorial completa que se llama anestesia

El adormecimiento suele producirse en las extremidades, los brazos y las piernas, y con menor frecuencia en el tronco o la cara. Puede ocurrir en ambos brazos o en ambas piernas, o sólo en un brazo o una pierna, o en medio lado. También puede afectar a dedos individuales de las manos o de los pies. Pueden producirse simultáneamente dolores que se extienden por el cuerpo, problemas de equilibrio, problemas del habla o problemas de visión. Si el entumecimiento desaparece por sí mismo, puede llegar después una sensación típica de hormigueo.

Un entumecimiento puede estar provocado por problemas sin gravedad, pero también puede esconder otros de mayor riesgo. Por lo tanto, si ocurre de repente y se prolonga, se debe consultar a un médico en cualquier caso para aclarar las causas y, si procede, iniciar un tratamiento adecuado.