Publicidad

Publicidad

Edema (acumulación de líquido en el tejido)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (17 de Junio de 2016)

© Jupiterimages/Hemera

Un edema es, por definición, una acumulación de líquido en el espacio extracelular del cuerpo. Esto se debe a que el líquido sale de los vasos sanguíneos y se acumula en el tejido o en ciertas cavidades del cuerpo como, por ejemplo, la cavidad abdominal.

Las “piernas pesadas e inflamadas” por la tarde y los edemas en los tobillos son una clase típica de edema. Pero las acumulaciones de líquido se pueden producir en todo el cuerpo y sentirse como una sensación general de hinchazón que afecta a varias zonas. Los edemas son propios de numerosas enfermedades y trastornos del metabolismo. En algunos casos son pasajeros y de poca importancia (por ejemplo, debido a cambios hormonales previos a la menstruación). Pero las concentraciones de líquido en los tejidos también pueden deberse a enfermedades graves (como la insuficiencia cardíaca o la cirrosis hepática) o menos graves como la insuficiencia venosa o la diabetes.

Una característica del edema es que tras presionar sobre la zona inflamada, por lo general, queda una abolladura visible. La zona se muestra inflamada y hay una diferencia visible con respecto a otro órgano similar donde no haya edema.

El edema se diagnostica mediante una exploración física y realizando una completa anamnesis, donde consten las circunstancias concretas en que se presenta la inflamación: hora del día, si está ligada o no al ciclo menstrual, temperatura exterior, toma de fármacos, como la píldora anticonceptiva, dieta, estilo de vida, práctica o no de ejercicio físico, aumento de peso, embarazo, menopausia, permanencia en grandes alturas, consumo excesivo de sal, quemaduras, haber pasado por una operación quirúrgica... Además, el facultativo puede prescribir analíticas de sangre y de orina y otras pruebas complementarias como ecografías, radiografías o exámenes renales o cardiológicos.

El tratamiento del edema está enfocado a la causa que lo produce. Si el edema responde a un inadecuado estilo de vida, hay que reeducar al paciente para que practique hábitos saludables, en cuanto a la alimentación y al ejercicio físico. Puede ser necesario también instaurar un tratamiento que mejore el retorno venoso, por ejemplo, mediante medias de compresión, y pautar determinados fármacos para revertir la situación.



Symptom-Check