Dolor muscular (mialgia): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (15 de Junio de 2016)

En el caso de los dolores musculares (mialgias), el tratamiento depende de la causa de la dolencia. Por este motivo es recomendable aclarar los posibles desencadenantes con un médico. El médico establecerá un diagnóstico preciso y prescribirá el tratamiento correspondiente.

Si los dolores musculares no se pueden asociar a una de las causas más frecuentes (como tensión muscular o lesión muscular) y los dolores son provocados por una enfermedad, el tratamiento procurará normalmente curar la enfermedad. Si los dolores musculares son un efecto secundario de determinados medicamentos (por ejemplo, estatinas contra valores elevados de colesterol o el antibiótico penicilina), puede ser necesario suspender la medicación. Al eliminar los preparados responsables de los dolores, suelen poder revertirse los daños en la mayoría de los casos con lo que desaparecen los dolores musculares.

Medicamentos

Los dolores musculares (mialgias) pueden contrarrestarse con tratamientos sintomáticos de distintos medicamentos. Son adecuados los analgésicos como por ejemplo, los antiinflamatorios no esteroideos.

Dolor muscular agudo

Si padece dolor muscular (mialgias)agudo, por ejemplo si sufre una lesión muscular, se recomienda un tratamiento basado en el reposo. Un recurso útil si padece dolores musculares es la aplicación inmediata de frío: para ello debe envolver una bolsa de hielo con un paño y colocarlo sobre la zona afectada.

Si sufre dolor muscular, debe interrumpir inmediatamente la práctica de actividades deportivas. Es decir, si padece agujetas debe suspender el entrenamiento durante uno a dos días. Luego conviene retomar el ejercicio de forma gradual; siempre y cuando se pueda realizar sin dolor. En el caso de un tirón muscular, el período de reposo es de dos a cuatro semanas; en el caso de un desgarro muscular de doce semanas.

Es recomendable tomarse el tiempo necesario para la curación de lesiones musculares. Retomar el entrenamiento demasiado pronto puede conllevar una nueva lesión del músculo afectado. Las consecuencias pueden ser nuevas cicatrizaciones y en los casos graves, osificaciones (miositis osificante) del tejido muscular que prolongan el proceso de curación y limitan considerablemente la movilidad del músculo.

Dolor muscular crónico

El dolor muscular crónico derivado, por ejemplo, de tensiones musculares, se puede aliviar con tratamientos de calor. Se recomienda seguir las siguientes medidas:

  • Realizar baños con hierbas medicinales.
  • Sesiones de sauna (aunque si padece alteraciones del sistema circulatorio, hiperfunción de la tiroides o infecciones agudas, debe consultar primero al médico de cabecera o prescindir de la sauna para el tratamiento de los dolores musculares).
  • Baños calientes (con un chorro de agua sobre el punto de dolor durante 10 a 15 minutos).
  • Envolturas de calor (con fango, parafina o barro).
  • Compresas calientes y húmedas, almohadillas eléctricas, y lámparas reflectoras.
  • Cataplasmas de calor
  • Parches de calor (contienen por ejemplo, la sustancia activa capsaicina, que estimula la piel, el riego sanguíneo y fomenta el tratamiento de los dolores musculares).

Junto con los tratamientos de calor también se puede recurrir a otros procedimientos para aliviar los dolores musculares constantes. Entre otros son los siguientes:

  • Acupuntura y presoterapia
  • Electroterapia (tratamiento con electricidad)
  • Terapias naturales (ampollas)
  • Fisioterapia
  • Ejercicios de espalda (sobre todo con dolores de espalda y lumbar)
  • Técnicas de relajación (por ejemplo, relajación muscular progresiva, técnica de autorrelajación)

Si los dolores musculares se deben al síndrome de hombros y nuca, contribuye al tratamiento un ejercicio regular de la musculatura del cuello, que incluso puede practicar en el puesto de trabajo. En este sentido son importantes los ejercicios de relajación donde se estira activamente el cuello. En general se recomienda determinar por uno mismo las causas de la tensión interior y sacar conclusiones (por ejemplo, procurar una postura corporal más adecuada en el puesto de trabajo). Uno mismo puede masajearse los músculos de la nuca, preferiblemente con un poco de aceite corporal.

En el caso de los dolores musculares crónicos en la espalda y la zona lumbar, el tratamiento corresponde prácticamente al de los dolores de hombros y dolores de nuca. La primera medida que debe tomar si padece lumbago o una hernia discal es adoptar una posición de la espalda reposada, con las piernas en alto. Con ello se aliviará un poco el dolor de espalda y lumbar.

Los ejercicios de espalda regulares y la práctica de deporte son formas de tratar el dolor de espalda y lumbar a largo plazo. Sin embargo, no todos los deportes son aptos para las personas que sufren dolores constantes en la zona de la espalda; especialmente si se combina un movimiento rápido y brusco de flexión y giro. Entre estos deportes se encuentra el tenis, golf, la equitación, juegos de balón y aerobic. Son deportes más idóneos:

  • Correr y caminar sobre suelo blando con calzado profesional
  • Natación de espalda y crol
  • Ciclismo
  • Tiro con arco

Los dolores de espalda a menudo son fruto del estrés. Con frecuencia, el estrés se manifiesta indirectamente como una tensión en la espalda que provoca dolores musculares. Su tratamiento debería incluir paseos regulares al aire libre. De esta forma se activa el riego sanguíneo y un sueño reparador que contribuyen al bienestar. En general una alimentación equilibrada también contribuye al bienestar. Si los dolores musculares tienen un origen psicológico, son adecuados los tratamientos adicionales como las técnicas de relajación y el yoga.Si el sobrepeso es la causa de los dolores musculares en la zona de la espalda, el deporte, una dieta equilibrada o unae dieta adelgazante son igualmente útiles.



Symptom-Check