Dolor muscular (mialgia): Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (15 de Junio de 2016)

En el caso de los dolores musculares (mialgias), los síntomas pueden localizarse en distintas zonas (difusos) o padecerse en un punto muy concreto; es así porque la mialgia puede extenderse a otros puntos diferidos. El lugar en que el dolor de la mialgia se presenta en diferido puede ser el mismo miembro dolorido, la misma zona o cualquier otra parte del cuerpo. En la mialgia, la sensación dolorosa puede pasar a la médula y es por ello por lo que se extiende a otras partes.
Los dolores musculares pueden ser tirantes, punzantes, sordos u opresivos o dar sensación de quemazón. Pueden aparecer repentinamente como dolores musculares violentos y agudos, como por ejemplo ocurre con los calambres o los tirones musculares. Otros dolores musculares pueden ser crónicos, tal y como sucede con los agarrotamientos musculares prolongados.

Los dolores musculares agudos, aunque sean de duración limitada, tienen una función de advertencia y protección. En cuanto el estímulo desencadenante desaparece, los dolores disminuyen rápidamente. Junto a los dolores agudos también existen los dolores musculares crónicos, que pueden padecerse durante un período superior a los seis meses. Los dolores crónicos pueden representar un cuadro clínico propio (síndrome de dolor).

Un dolor muscular (mialgia) está asociado casi siempre a otros síntomas: frecuentemente los dolores musculares aparecen junto con una tensión muscular (induración muscular). El dolor muscular también se manifiesta con una modificación de la postura y con una limitación dolorosa de la movilidad.

Los síntomas del dolor muscular van variando en función de la zona afectada y sus manifestaciones son distintas, lo que puede complicar o retrasar el diagnóstico en algunos casos. Así, cuando la mialgia afecta a la zona cervical, puede manifestarse con dolor de cabeza de tipo intermitente, así como rigidez en la zona de la nuca y del cuello.

Cuando la mialgia afecta a la zona abdominal, además del dolor abdominal, puede haber espasmos intestinales.

En el caso de que la mialgia afecte a los músculos del corazón, hay síntomas muy diversos como la arritmia y alteraciones en la visión, la deglución y la audición. Si los afectados son los músculos de la respiración, hay disnea y desorientación.

La mialgia también puede ocasionar hormigueo en la zona afectada, irritabilidad, fatiga, debilidad, torpeza, descoordinación y sensación de quemazón. Son síntomas muy diversos que el médico ha de saber interpretar para llegar a la causa del dolor y poner el tratamiento adecuado.



Symptom-Check