Dolor muscular (mialgia): Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (15 de Junio de 2016)

En el caso de los dolores musculares (mialgias), la evolución dependerá de sus causas. Un dolor muscular puede evolucionar de forma aguda o crónica (cuando se prolonga por más de seis meses).

En la mayoría de los casos, los dolores musculares son el resultado de tensiones o lesiones musculares y evolucionan hacia una mejoría sin mayores complicaciones. Las lesiones musculares leves como las agujetas o los tirones musculares se curan normalmente sin problemas. No obstante, es importante reducir la inflamación de la zona, ya sea con fármacos (antiinflamatorios) o con algún tratamiento de fisioterapia, combinado con cuidados como la alternancia de calor y frío (hielo). 
Habitualmente esto también se aplica a los desgarros fibrilares, pero si se dedica el reposo suficiente y se establece el tratamiento adecuado a la musculatura afectada (por ejemplo, con calor), es mucho más probable que haya muy buena evolución. En el caso de los agarrotamientos musculares es recomendable aliviar cuanto antes el dolor: en el estadio inicial los agarrotamientos se pueden tratar fácilmente, por lo que se puede prevenir su cronificación si se acude a un profesional cualificado que pueda tratar adecuadamente el músculo hasta que vuelva a su estado original.

Si los dolores musculares derivan de una enfermedad (por ejemplo, de la propia musculatura o del sistema nervioso, óseo o de otros órganos), el pronóstico dependerá de las perspectivas de curación de cada enfermedad. Estas patologías pueden interferir en la curación o retrasar el diagnóstico. 

Cuando la persona es muy propensa a la mialgia, y se ha descartado cualquier enfermedad subyacente o una anormalidad estructural, por ejemplo en los huesos, es aconsejable que practique ejercicio físico moderado de forma preventiva para fortalecer y tonificar la musculatura. Tras el deporte, conviene realizar ejercicios de estiramiento, así como hidratarse muy bien antes, durante y después de la práctica deportiva.

En ocasiones, no se encuentra causa orgánica para el dolor muscular, que puede estar provocado por una situación de tensión o sobrecarga emocional. Para una mejor evolución de la mialgia, se recomienda practicar ejercicios de relajación y/o meditación que puedan reducir el estrés, lo que suele mejorar el cuadro general de dolor muscular.



Symptom-Check