Dolor de garganta

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (10 de Junio de 2016)

© Jupiterimages/Pixland

El dolor de garganta es, por definición, una sensación dolorosa en la garganta que suele relacionarse con molestrias al tragar. Se produce, sobre todo, en infecciones de las vías respiratorias altas, especialmente en el caso de resfriado o también en una amigdalitis (anginas). Los virus, bacterias y otros gérmenes irritan y dañan las mucosas de la garganta, estas se enrojecen, inflaman y duelen.

El dolor de garganta a menudo va acompañado de irritación de garganta, molestias al tragar y disfonía. En caso de infecciones también suele aparecer fiebre. Si se trata de anginas, las amígdalas se hinchan, se enrojecen o incluso supuran. Además, a menudo, los ganglios linfáticos también se inflaman en la mandíbula inferior y en la garganta.

El dolor de garganta es, casi siempre, síntoma de una infección vírica sin importancia, aunque también puede surgir tras una infección bacteriana como el muguet o por la alergia estacional. La alergia suele acompañarse de otros síntomas, como lagrimeo, estornudos y goteo nasal, lo que facilita el diagóstico diferencial.
El dolor de garganta también puede aparecer al fumar, o por otros agentes irritativos o contaminantes e incluso ante estados mantenidos de tensión, así como en enfermedades serias, por ejemplo, un tumor de faringe o un tumor de laringe.
Otras causas del dolor de garganta son la tos persistente, la inflamación de la glángula tiroides, la enfermedad por reflujo gastroesofágico y los ronquidos.

Para aliviar el dolor de garganta hay tratamientos médicos y remedios caseros, que se utilizarán según sea la causa que provoca el dolor y según indique el médico. Así, puede ser posible la prescripción de antibióticos, que deben tomarse únicamente bajo prescripción facultativa. En general, el descanso, dejar la voz en reposo y meantener una buena hidratación puede acelerar el proceso de curación.

Para prevenir el dolor de garganta hay que evitar los contagios mediante el lavado de manos, hidratarse bien bebiendo agua con frecuencia, seguir una alimentación saludable y proteger las cuerdas vocales hablando en un tono moderado de voz y evitando las sustancias irritantes como el tabaco.También es aconsejable no exponerse a temperaturas extremas, muy frías o muy cálidas como las producidas por el aire acondicionado o por la calefaccíon, ya que resecan la mucos, especialmente en el periodo de curación.



Symptom-Check