Publicidad

Publicidad

Dolor de oído

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Digital Vision

La expresión “dolor de oído” se refiere a cualquier dolor que se manifieste oído externo, el oído medio o el oído interno. El dolor en el pabellón auricular también se incluye en esta categoría.

El dolor de oído puede aparecer de forma súbita, en forma de dolor intenso o pinchazo en uno o en ambos oídos; a veces aparece sólo al masticar. Dado que dentro del oído se encuentran el órgano auditivo y el órgano del equilibrio, los dolores de oído pueden ir acompañados de pérdida de audición y/o mareos. Otros síntomas acompañantes pueden ser, por ejemplo, la sensación de un cuerpo extraño o ruidos en el oído. En algunos casos puede haber sangre o líquido que emana desde el interior del oído.

El alcance del dolor de oído y sus síntomas adicionales depende en gran medida de las causas que los hayan originado. El dolor de oído puede manifestarse, por ejemplo, en las siguientes situaciones:

  • El oído medio o el conducto auditivo externo están inflamados (causas más frecuentes).
  • La trompa de Eustaquio está inflamada o cerrada.
  • El pabellón auricular está infectado o congelado
  • El tímpano está dañado.
  • El conducto auditivo está cerrado por cuerpos extraños o cerumen.
  • La glándula parótida está inflamada (por ejemplo, por paperas).
  • Un diente o la articulación temporomandibular están afectados.
  • Las amígdalas palatinas están inflamadas (amigdalitis).
  • Cambios en la presión atmosférica (por ejemplo, al volar, bucear o conducir un coche por zonas con gran diferencia de altitud; también por un golpe en el oído o por una explosión).

El dolor de oído externo se manifiesta, por ejemplo, cuando el conducto auditivo se inflama y la inflamación presiona el hueso del conducto auditivo. Cuando la inflamación se localiza en el oído medio puede formarse pus que, al no poder salir, normalmente también provoca dolor de oído, puesto que entonces se ejerce una gran presión en su interior.

El dolor de oído puede ser intenso y persistente incluso por la noche. En determinadas situaciones los analgésicos no consiguen ayudar a la hora de combatir fuertes dolores de oído; por ello, y para evitar que se produzcan daños permanentes, se aconseja acudir al médico y, si fuera preciso, al otorrinolaringólogo.



Symptom-Check