Disfagia (dificultad en la deglución): Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (19 de Marzo de 2012)

Es importante hacer un buen diagnóstico de una disfagia. Aunque sea una forma leve de disfagia (dificultad en la deglución), el médico deberá investigar la causa, ya que se trata de un síntoma alarmante. En el diagnóstico tienen prioridad preguntas sobre enfermedades existentes o enfermedades anteriores que pudieran producir trastornos de la deglución.

El médico se interesará por las molestias, por la consistencia de la alimentación de consumo habitual, por el inicio de los síntomas y si estos han cambiado con el tiempo y si hay riesgo por posibles enfermedades existentes. Es también importante la descripción exacta de la disfagia junto con todos sus síntomas secundarios. Tras las preguntas seguirá una exploración general, incluido un examen exhaustivo de la zona de la boca y la faringe. El médico observará, además, el proceso de masticación y deglutorio minuciosamente.

Dependiendo de las supuestas causas y de la localización de la disfagia (orofaríngea o esofágica), se podrán realizar pruebas complementarias para realizar un diagnóstico correcto. Entre ellas se encuentran un esofagograma baritado o incluso un análisis videorradiológico de la deglución, una visualización del esófago (esofagoscopia) o una tomografía computarizada (TC) del tórax.



Symptom-Check