Juguetes sexuales

Autor: Redacción Onmeda (21 de Septiembre de 2017)

© iStock

Los juguetes sexuales o también llamados juguetes eróticos estimulan los sentidos y son buenos para la salud sexual, ya sea en pareja o individualmente. De hecho algunos estudios avalan su uso para mejorar problemas sexuales de pareja, la falta de libido, el dolor en el coito o la disfunción sexual femenina. Bolas chinas, consoladores, vibradores, anillo vibrador… son algunos de los juguetes más conocidos y usados. En este artículo analizamos los beneficios de usar juguetes eróticos en las relaciones sexuales.

Los consoladores son quizás los juguetes sexuales más utilizados y conocidos. El consolador se basa en la forma de un pene erecto, mientras que un vibrador por lo general también se asemeja a un pene, pero en contraste con el consolador tiene un dispositivo integrado que hace vibrar.

Tanto el vibrador como el consolador sirven para la estimulación sexual en el contexto de la auto-satisfacción (masturbación) o para las relaciones sexuales entre dos personas. Los juguetes sexuales se introducen generalmente vaginal o analmente.

Con el consolador hay muchas variaciones, que permiten un uso muy diferente, según las preferencias individuales. Por ejemplo, hay consoladores dobles que permiten la estimulación anal y vaginal al mismo tiempo. Otros consoladores tienen correas de sujeción y permiten a una mujer satisfacer a su pareja.

Los vibradores sirven especialmente para la estimulación de las mujeres, ya que estos aparatos pueden ser utilizados para lograr una estimulación muy intensa del clítoris, que es difícilmente posible durante el sexo o la auto-masturbación. Con la ayuda de un vibrador, la mayoría de las mujeres pueden alcanzar un orgasmo sin problemas en un corto tiempo. Muchos vibradores tipo pene tienen un pequeño accesorio para la estimulación del clítoris, que también vibra y a través del cual es posible que la mujer introduzca el vibrador vagamente y al mismo tiempo estimule el clítoris. Pero los hombres también utilizan vibradores para la estimulación sexual.

Los materiales usados frecuentemente para un vibrador son plástico, silicona o también látex. Dildos y vibradores de plástico a menudo están hechos con PVC y contienen plastificantes, los llamados ftalatos. En contacto con las membranas mucosas, estas sustancias pueden escapar del plástico y pasar al cuerpo. Los ftalatos se consideran perjudiciales para la salud y el contacto prolongado puede provocar daños en los riñones y en otros órganos.

Los expertos recomiendan que los juguetes sexuales hechos de PVC no se deben usar más de diez horas a la semana, ya que de lo contrario no se puede descartar un riesgo para la salud. Alternativamente, pueden usarse vibradores y consoladores hechos de otros materiales tales como silicona o látex.

Los juguetes sexuales proporcionan beneficios innegables, sujetos a ciertas reglas de uso e higiene.

Los juguetes sexuales ayudan a masajear la vagina. Las bolas chinas, por ejemplo, tienen una acción tónica sobre los músculos del perineo. Esta estimulación, sumada a la excitación que proporcionan, activa la lubricación natural, preparando así el cuerpo para el coito.

La adición de uno o más accesorios durante el acto sexual, hace posible condimentar este momento íntimo haciéndolo más emocionante. Esto puede aumentar su libido además de establecer una complicidad mayor con su pareja. De hecho, los juguetes eróticos a menudo hacen posible abrir un diálogo, preguntarse sobre su sexualidad y su relación amorosa.

Si se utiliza en soledad un juguete sexual, además de proporcionar diversión, ayuda a dominar su cuerpo, para descubrir zonas de placer, estimular los sentidos, para entender su sexualidad de manera diferente, y ir a donde no se atreven en pareja.

Mantenimiento, higiene y uso del juguete sexual

La higiene de un juguete sexual es muy importante. Antes y después del uso, lavar el artículo con jabón o con un producto específico de venta en tiendas especializadas. Enjuague con agua tibia ya que el agua caliente puede estropear algunos materiales. Seque con una toalla limpia. Nunca ponga un juguete sexual en la lavadora o lavavajillas, lo que podría hacer que sea inutilizable.

Nunca utilice un juguete sexual de otra persona y si lo hace ponga un condón en este para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Utilice un lubricante a base de agua para evitar cualquier riesgo de alergia o irritación de las membranas mucosas. Además, los productos a base de silicona dañan los juguetes sexuales.

No debe mantener su juguete sexual demasiado tiempo en el interior del cuerpo (bolas chinas, por ejemplo). Esto podría eventualmente interrumpir las secreciones vaginales y promover ciertas irritaciones o infecciones.

Fuentes: