Adicción al sexo (hipersexualidad)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Polka Dot Images

La adicción al sexo (hipersexualidad) puede ser muy abrumadora. Una persona adicta al sexo siente una motivación sexual extremadamente fuerte. Contrariamente a las personas que disfrutan manteniendo relaciones sexuales a menudo, la adicción al sexo necesita un tratamiento psicológico porque esta adicción suele ir unida a un elevado estrés psicológico.

En el caso de la adicción al sexo, el deseo de satisfacción sexual es tan grande que el paciente termina por obsesionarse concediéndole cada vez más importancia y dejando abandonadas otras actividades de su vida diaria. Además, aumenta su insatisfacción sexual, con lo que el impulso y las ganas de sexo se disparan.

Los términos adicción sexual e hipersexualidad están bastante discutidos e incluso son rechazados por algunos autores. Dentro del ámbito científico, también se habla de deseo sexual en aumento. Muchos afectados silencian su ímpetu sexual, aunque actualmente es un tema cada vez más público.

Por eso, es difícil determinar cuántas personas sufren una adicción sexual. Según la definición, 1 de cada 10, siendo la mayoría de los afectados varones. Como causas de la adicción al sexo, los expertos determinan factores familiares (precedentes) y psicológicos (abusos infantiles de carácter físico o emocional, por ejemplo).

La adicción al sexo aumenta con el paso del tiempo y se manifiesta con una creciente actividad sexual. Es característico que la satisfacción obtenida vaya disminuyendo, al tiempo que la obsesión va interfiriendo en la vida normal de la persona: aparecen los problemas con la pareja, pero también termina afectando y provocando conflictos económicos y profesionales. Si el afectado decide renunciar al sexo, la consecuencia es una sensación de miedo y cierto vacío.

Las personas con deseos sexuales desmedidos no pueden controlar este impulso y tienen que vivir su sexualidad. En muchos casos prefieren tener sexo anónimo, por lo que esta enfermedad aumenta el riesgo de enfermedades de transmisión sexual, ya que suelen mantener relaciones con muchas personas diferentes.