Publicidad

Publicidad

Anatomía de la mujer: órganos sexuales femeninos

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Goodshoot

Los órganos sexuales de la mujer (genitales) son todos aquellos que posibilitan que pueda producirse la reproducción. Estos órganos se encuentran dentro de lo que se denominan “características sexuales primarias”.

Los órganos sexuales femeninos permiten, por medio de las relaciones sexuales, engendrar hijos. Para que sea posible, son necesarios unos órganos especiales

  • en los que los óvulos puedan madurar,
  • que transporten el semen masculino después del coito hacia los óvulos y
  • que puedan desarrollar en su interior los óvulos fecundados, primero en un embrión y luego en un feto.

Los órganos sexuales femeninos se pueden clasificar en órganos externos e internos. Los externos son los que se aprecian desde fuera: el monte de Venus, los labios mayores y menores, los bulbos del vestíbulo, las glándulas vestibulares mayores (de Bartolino) y el clítoris. Toda la zona que comprende estos órganos sexuales externos se resume en el término vulva.

Órganos sexuales femeninos: los términos vagina y vulva se confunden con frecuencia.

Los órganos sexuales internos femeninos se sitúan en la parte inferior del abdomen, dentro de la pelvis menor y están comprendidos por: la vagina, el útero (o matriz), las dos trompas de Falopio y los ovarios. Así pues, vulva y vagina no definen lo mismo. Sin embargo, muchas mujeres y hombres utilizan incorrectamente el término vulva cuando en realidad se están refiriendo a la vagina.

Además de las características sexuales primarias, existen también las características sexuales femeninas secundarias. Son las que distinguen entre los dos sexos, pero no forman parte directamente del sistema reproductor. Estas características sexuales secundarias se desarrollan durante la pubertad y modifican la apariencia de la mujer, siendo la señal externa de que ya son maduras sexualmente. Entre las características sexuales secundarias femeninas están las siguientes:

  • Las mamas.
  • El vello púbico y axilar.
  • Un timbre de voz más agudo que el del hombre.
  • La constitución física típica de la mujer, un reparto diferente de las grasas al del hombre, más cadera y glúteos y menos en cintura (forma de pera).