Publicidad

Publicidad

¿Qué hacer ante una picadura de avispa o abeja?

Autor: Redacción Onmeda (29 de Junio de 2017)

© iStock

La picadura de avispa o de abeja resulta especialmente dolorosa. Hay dos situaciones que revisten especial riesgo: cuando se produce en la nariz, la garganta o la boca, ya que la inflamación provocada podría dificultar la respiración, y cuando la persona es alérgica a avispas o abejas. En España un 3% de la población es alérgico al veneno de avispas y abejas.

La picadura de avispa o de abeja provoca una reacción local en el lugar donde el himenóptero ha clavado su aguijón. Así, la persona siente dolor, picor y la piel puede inflamarse y enrojecerse.

Consejos para prevenir la picadura de abejas y avispas, especialmente para alérgicos

      Para evitar la picadura de avispas y abejas, además de no acercarse a panales y avisperos, conviene:
  • No acercarse a panales de abejas ni a nidos de avispas. Si accidentalmente se acercara a uno de ellos, hay que retirarse con movimientos lentos.
  • No llevar ropa de colores llamativos.
  • No perfumarse ni ponerse desodorante de olor intenso
  • Si una abeja o avispa se posa sobre alguna parte del cuerpo, no intentar matarla ni espantarla; es necesario permanecer quieto o hacer sólo movimientos lentos hasta que se aleje.
  • No manipular frutas y en general comidas al aire libre.
  • Evitar caminar descalzo, así como hacerlo por huertos en floración, campos de trébol o cualquier área con abundantes flores.
  • Las colisiones con estos insectos pueden causar picaduras; por lo tanto hay que evitar correr o montar a caballo, en bicicleta o en moto en áreas en las que haya abundancia de flores.
  • Dentro de recintos cerrados mantener una red para atrapar cualquier insecto volador que penetre. También es útil tener un insecticida para matarlos, por ejemplo, en la guantera del coche.
  • Advertir a los niños de no tirar piedras o ramas a los nidos de los insectos. La erradicación de los nidos cercanos a las viviendas debe ser realizada por profesionales. Nunca deben ser manipulados por el propio paciente (persona en riesgo), ni estar éstos presentes mientras se realiza.

Cómo actuar ante una picadura de avispa o abeja

Estas son las pautas a seguir cuando se produzca una picadura de avispa o de abeja:

  • Lavar la zona con agua y jabón.
  • Si se ha quedado dentro, retirar el aguijón con cuidado con unas pinzas desinfectadas.
  • No apretar para que el veneno no se disemine.
  • Poner un antiséptico.
  • Aplicar frío en la zona.
  • Si hay molestias, extender una crema para el picor.
  • En el caso de que el picor sea demasiado intenso, administrar un antihistamínico preferentemente por vía oral, ya que algunos antihistamínicos en crema pueden provocar fotosensibilización.

¿Cuándo se necesita ayuda médica?

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) cada año mueren en España entre 10 y 20 personas por graves reacciones alérgicas ante la picadura de una avispa o una abeja. Cuando la persona conoce previamente que es alérgica a las avispas o a las abejas, debe tomar todas las precauciones para evitar el problema. Además, debe llevar siempre consigo adrenalina autoinyectable para administrarse en caso de picadura.

Conviene solicitar ayuda médica cuando, tras una picadura de avispa o abeja, la persona experimenta:

Más información

  • Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)
  • Onmeda Internacional