Publicidad

Publicidad

Semillas de chía

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (15 de Julio de 2015)

© iStock

Las semillas de chía (Salvia hispánica) son muy ricas en omega 3, fibra dietética, compuestos fenólicos, proteínas, minerales, y vitaminas. Por este motivo, se le atribuyen propiedades en la prevención de enfermedades cardiovasculares o patologías del intestino. Estas semillas reducen el apetito y proporcionan sensación de saciedad, por ello también se consumen en dietas para bajar de peso.

La chía es una planta angiosperma, de la clase dicotiledónea y de la familia de las lamiáceas. Pertenece además a la especie vegetal conocida como Salvia hispánica L., una planta herbácea anual, que alcanza de 1 a 1,5 metros de altura con tallos ramificados, hojas opuestas, y bordes aserrados. Sus flores son hermafroditas, de color púrpura o blanco y su fruto es un esquizocarpo que contiene semillas ovaladas, suaves y brillantes.

Entre los componentes de las semillas destaca sobre todo su contenido en ácidos grasos omega 3, los ácidos esenciales linoleico, oleico, palmitico y estearico. Junto con las semillas de lino, son la fuente vegetal más ricas en ácido alfa linoleico. Además contienen aproximadamente un 20 % de proteínas, no tienen gluten, lo que permite ser consumidas por celiacos, y también son ricas en mucílago, fécula, fibra (un 25%), minerales y vitamina A, vitamina D, vitamina E, vitamina K y vitaminas del grupo B.

Las semillas de chía fueron un alimento básico en las culturas precolombinas y mesoamericanas, luego dejaron de consumirse y a finales del siglo pasado resurgió el interés por este producto. Hoy se cultiva en Argentina, México, Bolivia, Guatemala, Perú, Ecuador y Australia.

Con sus semillas secas, se hace una harina llamada pinale, y sus brotes verdes se consumen crudos en ensalada o cocidos como verduras. En la década de los años 90, surgieron algunos trabajos científicos sobre los altos contenidos en ácidos grasos omega 3, antioxidantes y fibra, y sus efectos beneficiosos sobre el LDL- colesterol y los triglicéridos. Sin embargo, a día de hoy no existen suficientes evidencias que demuestren los efectos de las semillas de chía en la pérdida de peso o en el tratamiento o prevención de las enfermedades cardiovasculares.