Publicidad

Publicidad

Semillas de lino

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (29 de Junio de 2016)

© iStock

Las semillas de lino o linaza (linum usitatissimum) son muy ricas en ácidos grasos insaturados como los omega 3, omega 6 y omega 9, además de contener numerosas vitaminas y abundante fibra.

La procedencia de esta antigua planta es desconocida; hoy en día se cultiva en todo el mundo y se emplea en medicina por sus beneficios para la salud, además de considerarse un "super alimento" por sus cualidades nutricionales.

El lino es una planta que alcanza una altura de 1,5m con hojas estrechas y alternas. Las flores de color azul cielo y de cinco pétalos crecen en forma de panícula en tallos largos. Los frutos son cápsulas de color marrón claro y contienen hasta 10 semillas.

Tanto la linaza como el aceite de linaza tienen usos médicos. Los ácidos grasos omega 3, omega 6 y omega 9 que contienen las semillas de lino son muy beneficiosos para la salud, pues tienen efectos positivos ya que favorece la circulación sanguínea, disminuyen los niveles de colesterol y ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Además las semillas de lino contienen vitaminas del grupo B, como B1, B2 y B6 y minerales como calcio, magnesio, fósforo y potasio y otras vitaminas como la C, E y K. También poseen un alto contenido en fibra y esto ayuda al tránsito intestinal, a controlar el apetito, los niveles de glucosa y los niveles de grasas.

Son muy ricas también en ácidos fenólicos, lignanos y flavonoides que poseen una acción antioxidante.

En resumen, el consumo de semillas de lino de forma habitual posee unos efectos beneficiosos para la salud. Se pueden tomar a diario mezcladas en yogur, ensaladas o con los cereales del desayuno, por ejemplo.