Publicidad

Publicidad

Jengibre

Autor: Redacción Onmeda (27 de Junio de 2016)

© iStock

El rizoma del jengibre no solo constituye un popular ingrediente para preparar numerosos platos gastronómicos por su sabor exótico, sino que también es eficaz para aliviar síntomas y enfermedades.

Desde la antigüedad, el jengibre ha desempeñado un papel importante en la medicina china e india, si bien en los países occidentales también goza de un prestigio creciente. Por ejemplo, su raíz bulbosa ayuda a mitigar molestias gastrointestinales como las náuseas o el vómito, y su ingesta puede ayudar a prevenir los mareos y el mal estar durante los viajes.

¿Qué es el jengibre?

El nombre científico de la planta del jengibre es zingiber officinale. El jengibre es originario del Asia meridional y está extendido en prácticamente todos los países tropicales de esta zona. En la actualidad se cultiva también en China, el Caribe y EE.UU.

La raíz (rizoma) ramificada y resistente del jengibre crece horizontalmente bajo la tierra y sirve de órgano de almacenamiento. A partir de él nacen brotes anuales de más de un metro de altura. La planta del jengibre forma hojas estrechas que pueden medir más de 20 centímetros de longitud. Las flores, de color amarillo, poseen estambres moteados amarillos-marrones-violetas y se disponen en una inflorescencia de forma cónica.

El jengibre puede consumirse como infusión, tintura o polvo. Además está disponible como preparado medicinal listo para tomar o como componente de determinados medicamentos combinados para tratar las molestias digestivas, las náuseas y el vómito.

En caso de molestias gastrointestinales, como la dispepsia funcional (o dispepsia no ulcerosa), el jengibre en polvo puede resultar de ayuda tanto en infusión como en tintura. Para ello se deben tomar 1,5 gramos de polvo de jengibre en una taza de agua o entre 20 y 30 gotas de tintura media hora antes de las comidas.

El jengibre también se emplea como remedio para mitigar los síntomas del mareo cinético, como las náuseas y el vómito. En este caso pueden ingerirse 0,5 gramos de jengibre como medicamento listo para tomar poco antes de emprender el viaje, así como 0,5 gramos cada cuatro horas siempre que persistan las molestias.

A diario solo se deben consumir de 2 a 4 gramos de polvo de jengibre.

El jengibre se tiene que consevar en un lugar fresco y protegido de la luz solar.