Publicidad

Publicidad

Ginkgo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (5 de Enero de 2010)

© Jupiterimages/Photos.com

El ginkgo es un árbol considerado en su tierra asiática de origen un símbolo de la esperanza y de la vida larga. El ginkgo es extremadamente resistente: existe desde hace millones de años y soporta el frío, el calor y las toxinas ambientales.

Especialmente en el mundo asiático, las hojas de ginkgo se han utilizado desde hace siglos de manera tradicional contra muchas enfermedades como el asma, la hipertensión arterial y la angina de pecho.

Hoy en día, se utilizan los extractos de ginkgo biloba con diferentes fines. El contenido del ginkgo sirve, entre otras cosas, para mejorar la circulación y el estado de alerta y de atención. El extracto de ginkgo se ha utilizado en los trastornos de demencia, vértigo, acúfenos... Sin embargo, los resultados de los estudios sobre el efecto del ginkgo son contradictorios. Hay estudios recientes a gran escala y análisis comparativos de otros estudios (meta-análisis) que han llegado a la conclusión de que el ginkgo no produce mejores resultados que un placebo. Por otro lado, que el ginkgo mejore el rendimiento o que detenga el proceso degenerativo de la vejez (por ejemplo, en casos de demencia incipiente) no parece ser cierto. No se ha demostrando, por tanto, que el ginkgo, sea claramente eficaz.

El nombre ginkgo proviene de la palabra china ginkyo (albaricoque de plata). En el lenguaje científico se le añade la palabra biloba, que significa “bilobulado”, debido a que la hoja con forma de abanico del ginkgo se divide en dos lóbulos por el medio. También se le conoce como árbol de los cuarenta escudos.