Publicidad

Publicidad

Garra del diablo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Agosto de 2016)

© iStock

La garra del diablo (harpagophytum procumbens) es originaria del desierto del Kalahari en el sur de África y de Namibia. Se utiliza contra el dolor muscular, la lumbalgia, la tendinitis, problemas gastrointestinales, entre otras aplicaciones. Se le atribuyen además propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Es una planta que puede llegar a medir hasta 1,5 metros y que desarrolla brotes en la superficie del suelo. Sus enormes y ostentosas flores van del rosa claro al púrpura. El nombre de garra del diablo se debe al fruto leñoso de la planta, que se adhiere firmemente como si fuera un gancho a los objetos o seres vivos y, así, se expande. La raíz de la garra del diablo es grande y abultada.

En los últimos años, esta planta ha ganado reconocimiento como planta medicinal. En medicina se emplean las partes más gruesas de la raíz, que puede alcanzar los 600 gramos de peso. El medicamento se importa como una recolección de plantas salvajes del desierto de Kalahari.

La garra del diablo se suele preparar como infusión, aunque también se puede encontrar preparada en forma de pastillas o jabones. La dosis diaria recomendada para la pérdida de apetito es de 1,5 gramos y en el resto de aplicaciones lo normal es que la dosis diaria recomendada sea de 4,5 g.

Preparación de la infusión: verter una cucharada sopera (4,5 g) de raíz de garra del diablo seca y triturada en 300 ml de agua hirviendo y dejar reposar durante ocho horas. Dividir el líquido resultante en tres partes y tomarlo durante el día.

Hay que tener en cuenta que la raíz de garra del diablo empieza a hacer efecto tras la toma regular durante. aproximadamente, unas tres semanas. Por lo tanto, la raíz de garra del diablo no se recomienda para el tratamiento de estados de dolor agudo. Se debe conservar el medicamento en un lugar fresco y oscuro.