Publicidad

Publicidad

Aloe vera

Autor: Verónica López Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (22 de Agosto de 2016)

© iStock

El aloe vera o sábila es un arbusto recubierto de hojas que pertenece a la familia Xanthorrhoeaceae. Esta planta se utiliza actualmente con fines decorativos, cosméticos, medicinales o en la alimentación humana. Se le atribuyen cualidades gastroprotectoras y contra el estreñimiento, además de un efecto cicatrizante e incluso saciante.

El aloe vera es una planta que se cultiva en climas templados y cálidos, pues no soporta muy bien las bajas temperaturas y la humedad. Sus hojas, la parte más usada en cosmética y alimentación, son incoloras, inodoras e insípidas y contienen principalmente agua (98%), minerales como el hierro y antraquinonas, unos compuestos químicos con propiedades laxantes, antibióticas y antivirales. Como planta medicinal existen menciones de su uso ya en el Antiguo Egipto.

Actualmente, España es el principal productor de aloe vera de la Unión Europea, tanto en la venta de hoja de aloe vera, como gel líquido o gel sólido para la industria alimentaria. Aunque la producción en España comenzó en las Islas Canarias, a día de hoy se centra en Andalucía y la cuenca mediterránea. Su usos van más allá de la medicina y la cosmética y hoy en día es un ingrediente alimentario muy demandado en algunos países europeos como Alemania, Francia o Reino Unido.

¿Cómo se puede consumir el aloe vera?

El aloe vera se puede consumir de innumerables formas y cada vez más se está incluyendo este alimento funcional en las cocinas de todo el mundo.

Por un lado, se pueden consumir las flores, las cuales en forma de infusión aportan un elevado contenido de compuestos antioxidantes. Por otro lado, el mayor aprovechamiento viene de su hoja. En esta parte de la planta, se pueden distinguir principalmente dos componentes para su consumo: el gel interior o jugo de aloe vera incoloro e insípido y el acíbar o látex de aloe vera (líquido amarillo y amargo). En este látex se encuentra la sustancia aloína, a la cual se le atribuyen propiedades laxantes y actualmente se pueden encontrar en el mercado en forma de píldoras para personas con problemas de estreñimiento.

La aloina es un glicósido antraquinónico, es decir, una antraquinona, un tipo de sustancia que se encuentra en plantas con pigmentos amarillos-anaranjados y que estimulan la motilidad intestinal. Está también presente en la cáscara sagrada, la hoja del sen o la raiz del ruibarbo, que son los laxantes estimulantes de la motilidad "clásicos", usados en diferentes fármacos laxantes. Su uso conviene que esté controlado porque tienen efectos indeseables.

El jugo puro de aloe vera admite muchas combinaciones y usos diferentes en la cocina, tanto por sus propiedades organolépticas, ya que es incoloro, insípido e inodoro, como por su textura que le hacen un ingrediente versátil para zumos, sopas frías como el gazpacho, salmorejo, vichyssoise, guisos, ensaladas, productos lácteos o de soja, café, infusiones, entre muchas otras. Así, hoy en día, en muchos productos de alimentación se puede encontrar el aloe vera (sin aloína) como un ingrediente enriquecedor de estos alimentos.

Igualmente ocurre en los productos cosméticos, sin embargo, hay que tener en cuenta que deben contener un 10% de aloe vera para poder contar con los efectos beneficiosos de la planta.