Publicidad

Publicidad

Alopecia por estrés

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (6 de Enero de 2016)

© iStock

La alopecia puede aparecer a consecuencia del estrés. El estrés físico asociado, por ejemplo, a enfermedades graves, puede ser la causa de la pérdida de cabello. Además, se cree que estrés emocional extremo o que se prolonga durante largo tiempo también puede estar relacionado con la caída del pelo.

El estrés puede dañar los folículos pilosos a través de la liberación de neurotransmisores y otros mensajeros químicos. A consecuencia de ello se desarrolla una alopecia difusa en la que aparece una menor densidad capilar distribuida homogéneamente por toda la cabeza. A la hora de considerar las posibles causas, las personas que experimentan caída del cabello deben tener en cuenta que esta puede ser debida al estrés.

Hasta la fecha no existe solución definitiva para la alopecia asociada al estrés, aunque existen diferentes formas de tratamiento. Nteo obstante, relajarse y evitar que surja un estrés emocional intenso son las mejores opciones para prevenirla.

La alopecia areata y el efluvio telógeno suele ser las formas más claras de alopecia por estrés y la que los propios pacientes mejor relacionan con situaciones estresantes:

  • Alopecia areata: está caracterizada por la caída repentina de cabello de una zona determinada del cuero cabelludo. Este tipo de alopecia es esporádica, por lo tanto unos meses después el cabello vuelve a crecer nuevamente. Sin embargo si se pierde todo el pelo del cuerpo de forma repentina es muy posible que no vuelva crecer todo el pelo perdido.
  • Efluvio felógeno: en este caso el cabello se cae antes de que haya madurado el recambio capilar en el foliculo piloso. Esta caída puede durar desde seis meses hasta varios años siempre cuando no sobrevenga otro agente desencadenante.


¿Por qué el estrés provoca la pérdida de cabello?

Una posible causa de la alopecia por estrés radica en el hecho de que las hormonas del estrés repercuten negativamente sobre los folículos pilosos. Cada folículo se halla rodeado por una red densa de fibras nerviosas. Sobre esta red actúan diversas sustancias mensajeras, como por ejemplo el neuropéptido sustancia P o el neurotransmisor noradrenalina. El número de fibras nerviosas no es estable, sino que varía a lo largo del ciclo de cada pelo. Estas fluctuaciones ejercen una influencia directa sobre el crecimiento cíclico del pelo. Asimismo la neurotrofina NGF (factor de crecimiento nervioso en sus siglas inglesas) regula indirectamente el crecimiento del cabello.

El estrés eleva la concentración de mensajeros químicos decisivos y por tanto el número de fibras nerviosas del folículo piloso. Si esto ocurre en el periodo en el que el pelo pasa de la fase anágena (de crecimiento) a la fase catágena (de transición), una serie de sucesos moleculares derivan en una reacción inflamatoria del folículo. Posteriormente se detiene el crecimiento del pelo de manera prematura. Con la ayuda de un médico es posible determinar si la alopecia puede deberse a otrascausas aparte del estrés.