Publicidad

Publicidad

Parto vaginal

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Monkey Business

Se considera parto vaginal cualquier alumbramiento que dure entre 3 y 18 horas y que se componga de las siguientes fases: dilatación, expulsión o nacimiento y alumbramiento o postparto. Además, el bebé está colocado en la denominada posición fetal con la cabeza hacia abajo y la cara hacia la espalda de la madre.

Se considera que un parto es vaginal o normal cuando la madre no pierde más de 500 mililitros de sangre y tanto ella como el bebé no corren peligro durante el alumbramiento.

Los desencadenantes de un parto son aún desconocidos. Sin embargo, se supone que comienzan con determinados cambios hormonales al final de un embarazo que ponen en marcha el proceso del parto. En cualquier caso, el parto natural se inicia en el momento en el que el feto está óptimamente preparado para afrontar la vida fuera del útero materno.

Existen múltiples señales previas que indican que el parto se acerca. El abdomen de la mujer desciende y la cabeza del bebé se encaja en la pelvis menor. Poco antes de iniciarse el parto, se suele producir la salida del denominado tapón mucoso del cuello uterino. La madre puede tener problemas para dormir y siente una fuerte presión en el intestino y la vejiga. El bebé se mueve menos y aparecen dolores de preparto cada diez minutos de forma regular (al menos durante dos horas seguidas). El canal del cuello uterino comienza a dilatarse y es en esta fase cuando habitualmente se rompe la bolsa amniótica.

La nueva vida divisa el mundo

El proceso del parto en sí se puede dividir en tres fases:

  1. Periodo de dilatación
  2. Periodo de expulsión o nacimiento
  3. Periodo de alumbramiento o postparto

El proceso de estas tres fases del parto vaginal depende, principalmente, de los siguientes factores:

  1. La anatomía del canal del parto de la madre
  2. El tamaño, la forma y la posición de la cabeza del bebé
  3. Las fuerza o motor del parto, constituidas por las contracciones uterinas reforzadas por la prensa abdominal