Yodo: Déficit de yodo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (4 de Agosto de 2012)

Gracias al mayor consumo de sal yodada, en los últimos años ha podido mejorarse el suministro de yodo de la población occidental. Un déficit de yodo provoca en muchos casos un aumento del tiroides (estruma, bocio).

Los síntomas de un déficit extremo de yodo, provocaría una hipofunción, llamada tiroidea, llamada hipotiroidismo, aparecen casi siempre de forma latente, por lo que no se percibe ninguna molestia al principio. En el momento en que existe una hipofunción marcada se dan las siguientes molestias:

Los pacientes ven que su actividad diaria y atención está ralentizada en general. La piel está seca, fría, pálida y, con frecuencia, flácida como consecuencia de una mayor acumulación de líquido en el tejido graso subcutáneo. Debido a una hinchazón (mixedema) de las cuerdas vocales, la voz está áspera y afónica, no se vocaliza al hablar.