Publicidad

Publicidad

Vitamina C (ácido ascórbico)

Autor: Redacción Onmeda (29 de Marzo de 2017)

© iStock

La vitamina C (ácido ascórbico) es esencial para el cuerpo humano porque desempeña una gran variedad de funciones en el orgamismo. Ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y es importante para la formación de tejido conectivo de los huesos, las encías y los dientes. El cuerpo no es capaz de sintetizar vitamina C por lo que el aporte se tiene que hacer a través de los alimentos.

La vitamina C es una vitamina hidrosoluble por lo que se disuelve en el agua y todo lo que no se utilice se elimina a través de la orina. No se puede almacenar en el organismo y, por este motivo, el aporte tiene que ser constante. Esta vitamina se encuentra sobre todo en la glándula pituitaria (hipófisis), en el cerebro, en los glóbulos blancos (leucocitos), en el cristalino, en el hígado y en el bazo.

En el pasado, se producía con frecuencia un déficit de vitamina C en los marineros porque no tenían acceso a frutas y verduras frescas durante largos periodos de tiempo y esta deficiencia producía la enfermedad conocida como escorbuto.

La vitamina C se encuentra sobre todo en los vegetales como el espino amarillo, las grosellas negras, el kiwi y los cítricos. También está presente en el pimiento, el brócoli, los tomates, la col, el rábano, la coliflor y las patatas.

Además de su papel como coenzima en la producción de los componentes del tejido conectivo y de los dientes, las encías, los huesos y el ácido biliar, la vitamina C (ácido ascórbico) fortalece el sistema inmunitario y aumenta las defensas del organismo frente a las infecciones y las enfermedades como el resfriado o la gripe.

Su principal función es actuar como antioxidante, lo que significa que protege al cuerpo de sustancias compuestas que contienen oxígeno (radicales libres). La vitamina C inhibe la actividad de las nitrosaminas cancerígenas (antioxidación). También participa en el proceso de asimilación del hierro del organismo.

Alimentos con vitamina C

Los alimentos que contienen vitamina C son principalmente las verduras y las frutas frescas. En especial el pimiento, los cítricos, las bayas y el brocoli. El pescado y la carne apenas contienen vitamina C. Las vísceras cómo el hígado, los riñones o el corazón si que contienen un poco de vitamina C. La vitamina C es sensible a la luz y al oxígeno y por eso se debe evitar cocinar o almacenar los alimentos que la contienen durante mucho tiempo. Puesto que la vitamina C se encuentra sobre todo en la piel de los vegetales, es aconsejable comerlos con piel o en caso de pelarlos, quitarles sólo una capa muy fina para evitar que se pierda el aporte de vitamina C.

Alimento Contenido de vitamina C (mg/100g)
Pimiento crudo 140
Escaramujo crudo 1250
Acerola cruda 1500
Kiwi 100
Fresas 62
Rábano cocido 43
Brócoli crudo 110
Naranjas 50
Última revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (4 de abril de 2012)